Translate

viernes, 29 de julio de 2011

BUSCAN LA IGLESIA DE SAN ROMÁN - BURGOS

Desde hace una temporada vengo observando en las estadísticas del blog que se accede mucho a las páginas dedicadas al asedio del castillo de Burgos, y en los últimos días con entradas de buscador haciendo referencia a la iglesia de San Román. Ya está claro el motivo de ese interés por el asedio de 1812:

Buscan la iglesia de San Román en la ladera del Castillo

El templo desapareció hace 199 años durante el episodio del asalto al Castillo
Ahora se realizarán catas arqueológicas
N.E. / Burgos
El Correo de Burgos

El misterio de la ubicación de la iglesia burgalesa de San Román, destruida en la contienda contra los franceses durante el asalto de las tropas aliadas al Castillo, podría desvelarse en los próximos meses.
A finales de este verano se desarrollarán las catas arqueológicas en la ladera del Castillo, muy cerca de donde se encuentra el restaurante del mirador-en su parte inferior-, para tratar de localizar los restos arqueológicos y conocer algo más sobre este episodio de la Guerra de la Independencia.
El alcalde de Burgos, Javier Lacalle, informaba ayer de esta iniciativa tras reunirse con los integrantes del Foro para el Estudio de la Historia Militar de España, encabezado por su presidente José María Espinosa de los Monteros. Estos historiadores ya tienen desarrollado un informe que contiene las pistas necesarias para conocer el lugar donde realizar esas catas arqueológicas.
Por su parte, Espinosa de los Monteros explicaba que han elaborado un estudio amplio, detallado, con investigaciones históricas que incluye un análisis geoeléctrico. «Ahora, queda el trabajo de campo en el que actuaremos sobre cuatro puntos prioritarios con el fin de determinar si están los muros de esta iglesia», aseguraba este experto en la Guerra de la Independencia, que añadía que las catas se realizarán sobre una superficie de entre 20 y 25 metros cuadrados y sobre una profundidad de entre 1,5 y 2 metros.
En 1103
El estudio preliminar, que fue presentado ayer a Lacalle, ha desvelado que ya en el año 1103 hay constancia de que existía esta iglesia y se hablaba de ella como una de las más importantes en la ruta del Camino de Santiago. El Ayuntamiento destinará 12.000 euros para desarrollar estos trabajos arqueológicos en los que participarán al menos cuatro personas.
La iglesia de San Román acogía actividad religiosa, sin embargo por su proximidad al Castillo de Burgos, donde se habían hecho fuertes las tropas francesas, el ejército aliado utilizó las instalaciones como lugar de apoyo para preparar el asalto al Castillo dirigido por las tropas del general Wellington. Un buen número de militares portugueses y otros procedentes de Asturias formaban parte del ejército aliado que trataba de vencer en Burgos a los napoleónicos, cuando los franceses volaron la iglesia de San Román, causando decenas de víctimas. Según explicaban ayer, junto a los restos de los muros de esta iglesia es muy probable que aparezcan restos humanos de los fallecidos hace casi 200 años cuando en noviembre de 1812 tuvo lugar el asalto al Castillo.
El alcalde recordó la importancia de la provincia de Burgos en la Guerra de la Independencia y aseguró que el asalto al Castillo es uno de los episodios de la historia militar más rememorado en los libros. Por este motivo, Lacalle adelantó que el Ayuntamiento está preparando un programa de actos especiales con motivo del Bicentenario. Durante el año 2012, además del Foro de la Historia, se creará una programación específica centrada en dos fechas muy concretas el 18 de abril, cuando tuvo lugar el primer levantamiento contra los franceses, y noviembre, cuando se inició el asalto al Castillo.
El primer edil aseguró que tratarán de que exista una programación estable durante los próximos años con motivo del 18 de abril.

Desde este enlace se puede acceder a las entradas del blog dedicadas al asedio de Burgos de 1812:
http://1808-1814escenarios.blogspot.com/2010/08/sitio-de-burgos-1812-anexo-i.html

sábado, 23 de julio de 2011

TENIENTE CORONEL CHARLES BEVAN EN ELVAS

Una entrada breve, para mostar el último de los memoriales que figuran en los muros del cementerio de los ingleses en Elvas. Está dedicado a la memoria de Charles Bevan y puesta en el cementerio en octubre del año 2000 por el viudo (Mr. William Colfer) de una de las descencientes (Mrs. Anne Colfer, nacida Bevan) del oficial inglés.



Está algo apartado del resto, pero no por ello es menos emotivo. Supone recuperar la memoria de un oficial que, como dice el texto, "antepuso el honor del Regimiento a su propia vida".

La historia del Teniente Coronel  Bevan y su trágico fín están narrados en un libro llamado "Wellington's scapegoat", que ya cité en una entrada de mi modesto blog anterior y que me permito recuperar aquí (el puente sobre el Dos Casas).

viernes, 22 de julio de 2011

LA TUMBA OLVIDADA DEL GENERAL FRANCÉS FEREY EN LA VILLA VALLISOLETANA DE OLMEDO


FEREY


Hoy se cumplen 199 años de la batalla de Arapiles. A media tarde de aquel 22 de julio la derrota del ejército francés era ya evidente, roto su centro y con el flanco izquierdo en desbandada la retirada del campo de batalla comienza. La tercera división francesa, al mando del general Ferey, es la encargada de proteger la retirada al estar prácticamente intacta, durante la batalla se ha mantenido en el centro del dispositivo francés pero retrasada de las divisiones de Bonnet y Clausel que han soportado el fuego aliado. Se sitúa en línea en la loma alargada que hay al sur del campo de batalla y que limita éste con el bosque de encinas que va ha parar a la población de Alba de Tormes. La división Ferey cumple perfectamente su misión y logra detener el avance de las tropas de Wellington, permitiendo al resto del ejército francés su retirada. Una vez conseguido el objetivo procede a su vez a retirarse por el bosque de encinas hacia Alba, uniéndose en la retaguardia con la división de Foy.

VISTA DE EL SIERRO, POSICIÓN ELEGIDA POR FEREY PARA PROTEGER LA RETIRADA DEL EJÉRCITO FRANCÉS. LA FOTOGRAFÍA FUE TOMADA EL PASADO SÁBADO Y SE PUEDE HACER UNA IDEA DEL ASPECTO QUE TENÍA EL LUGAR AQUEL 22 DE JULIO DE 1812

El ejército francés de Portugal ha sufrido muchas bajas entre sus oficiales, el mariscal Marmont ha sido gravemente herido en un brazo, también tienen graves heridas Clausel, Bonnet y Ferey. Thomiéres ha muerto durante la lucha. La retirada se efectúa por Alba de Tormes, Peñaranda, Arévalo y el 25 de julio entran en la villa de Olmedo, ya en la provincia de Valladolid. Ferey al poco de entrar el ejército en Olmedo fallece y es enterrado a las afueras de la villa. El día 28 entra el ejército aliado y se instalan para hacer noche y continuar al día siguiente hacia Valladolid, en persecución del ejército francés. Algunos hombres son llevados por los habitantes a la tumba de Ferey y descubren lo que han hecho los españoles con el cuerpo del general francés:

La noche siguiente paramos en la pequeña y hermosa ciudad de Olmedo, la cual acababa de ser evacuada por el enemigo. El general francés Ferey murió aquí como consecuencia de las heridas que había recibido en la batalla de Salamanca, y sus restos habían sido enterrados la noche anterior con todos los honores y sobre su tumba se había colocado una corona de laurel. No habían hecho nada más que marcharse los franceses de la ciudad, cuando los habitantes exhumaron el cuerpo, le cortaron la cabeza, y la maltrataron con las mayores indignidades. Tenían la esperanza de que este tipo de conducta fuera un pasaporte para nuestras simpatías, y nos llevaron al lugar como hacia un trofeo del que estaban orgullosos, pero expresamos el más sincero horror e indignación por su conducta, y llamando a algunos soldados para ayudarnos, depositamos sus restos en la tumba con todo cuidado y respeto. La suya era una cabeza noble, e incluso en la muerte, manifestaba la bravura y gallardía del soldado. Nuestro comportamiento surtió tal efecto entre los españoles, que devolvieron la corona por acuerdo suyo, y prometieron solemnemente que la tumba no sería molestada a partir de entonces.
KINCAID J. Adventures in the rifle brigade, London 1830

El general francés Ferey, que murió de heridas recibidas en Salamanca, fue enterrado fuera de la ciudad de Olmedo; y los españoles, de la manera más salvaje y brutal, habían desenterrado el cuerpo, y lo habían expuesto al borde de la carretera. Fui con algunos otros a ver el cadáver, que era el de un hombre asombrosamente atlético, al parecer de mediana edad. Volvimos a enterrar el cuerpo, pero no tengo ninguna duda de que los españoles lo volvieron a desenterrar por segunda vez.
LEACH J. Rough Sketches of the Life of an Old Soldier: During a Service in the West Indies, at the Peninsula, London 1831

Posiblemente todavía sigan sus restos en algún lugar cercano a Olmedo, en una tumba perdida, como tantos otros que murieron durante la contienda y que han quedado olvidados por el paso del tiempo.

VISTA DE LA VILLA DE OLMEDO. DESDE LA CARRETERA QUE VA A LA MEJORADA. ES POSIBLE QUE EL LUGAR DEL ENTERRAMIENTO FUERA POR ESTA SALIDA DE LA POBLACIÓN, CERCANO AL CAMINO
 
..

lunes, 11 de julio de 2011

EL "CEMITERIO DOS INGLESES" EN ELVAS

Según diversas fuentes, muchos de los fallecidos de las fiebres del Guadiana en el otoño de 1809 quedaron para siempre en Elvas. Y lo cierto es que hay un "cemiterio dos ingleses" en esta población portuguesa, cuyo estado general, dicho sea de paso, dice mucho sobre como se entiende la Historia a uno y otro lado de la frontera.


Puedo estar equivocado, pero así a simple vista no parece que los miles de victimas de la epidemía estén enterrados en este recoleto lugar. Como podéis ver por las numerosas placas que adornan el muro del cementerio los militares aqui rememorados son más bien los caídos en acciones algo más gloriosas, a saber la batalla de La Albuera en mayo de 1811 y el asalto a las murallas de Badajoz en abril de 1812. 















CAMPO MAIOR

Tras la batalla de Talavera (julio de 1809) las fuerzas británicas se retiran hacia el santuario portugués. El 95 de Rifles, regimiento por el que sabéis que tengo cierta querencia, queda acantonado desde septiembre de 1809 en la población de Campo Maior, a unos kilómetros al norte de Elvas.


La estancia en Campo Maior fue de todo menos agradable ... Simmons nos cuenta en sus memorias como el fusilero Plunkett, una de las estrellas del Regimiento tras su acertado disparo en el puente de Cacabelos fue azotado por presentarse borracho a la revista matutina. Menos suerte tuvieron muchos de sus compañeros, unos 4.000 en todo el ejercito, que quedaron para siempre en tierras portuguesas de resultas de lo que ha pasado a denominarse en las crónicas bélicas británicas "the Guadiana fever epidemy".



En diciembre de 1809, Wellington ordenó a la brigada (43 y 52 Ligeros y 95 de Rifles) del General  Craufurd constituirse en cuerpo de observación en el Águeda , y Simmons y sus compañeros iniciaron la marcha hacia la frontera, hacia dos lugares que entrarían, en marzo y julio de 1810, la épica del Regimiento, Barba del Puerco y el Coa.

domingo, 10 de julio de 2011

CANJE DE PRISIONEROS POR PARTE DE JULIÁN SÁNCHEZ "EL CHARRO"

El brigadier Julián Sánchez García “El Charro”, conocido por franceses y británicos por don Julián, se encuentra en junio de 1811 en Fuenteguinaldo donde tiene instalado su Cuartel General. El 5 de mayo ha participado junto con sus lanceros y cazadores de Castilla en la batalla de Fuentes de Oñoro, al término de ésta persigue la retaguardia del mariscal Massena consiguiendo setenta y cinco prisioneros y más de treinta muertos. A su vez una partida de observación al mando del alférez don Juan Ejido captura, el día 30 a una legua de Salamanca, 16 prisioneros franceses. Don Julián decide intercambiar dos oficiales franceses, de los capturados, por otros dos de los que tiene el general francés Thiébault en Salamanca. Este documento es el que manda a Rodriguez Laso, miembro de los lanceros como aparece en la lista de doña Francisca Martín  http://lazarzapumareda.blogspot.com/2008/07/lanceros-de-castilla-en-salamanca.html , para que lleve a cabo el canje. Desconozco si los dos prisioneros eran españoles o británicos, y si al final se llevó a cabo. Todo hace señalar que fue así, ya que el documento le llegó a Thiébault y se conservó con sus papeles hasta el momento en que todo el archivo del general fue subastado. El 16 de junio don Julián volvió atacar un convoy francés, que desde Salamanca se dirigía a Ciudad Rodrigo, capturando a otros 101 prisioneros franceses.



 JULIÁN SÁNCHEZ

LUGAR DONDE ESTÁ ENTERRADO DON JULIÁN, JUNTO A LA MURALLA DE CIUDAD RODRIGO

..

CUARTEL GENERAL DE WELLINGTON EN PERO NEGRO

Me incorporo con mucha humildad al blog de Miguel Ángel, con una entrada a cuento de las suyas previas sobre el evidente deterioro del edificio que albergó al Lord allá por los 1812 en Boecillo. Para alegrarnos la vista y el espíritu aquí van unas fotos de la casona que empleó Wellington en 1810, en el pueblo de Pero Negro, durante el episodio, entre octubre y noviembre de 1810 de la defensa de Portugal tras las Líneas de Torres Vedras.





Desde esta posición el General británico y su Estado mayor cabalgaban todas las mañanas, antes del amanecer, hasta la cúspide del monte Agraço, dónde se ubica la posición defensiva conocida como "el gran reducto", el Forte do Alquidao.

La "estrada militar" que lleva al gran reducto
  
Desde ahí observaba las líneas francesas, tomaba nota de las intenciones ofensivas de Mássena (o sea, ninguna), distribuía los distintos mensajes a lo largo de todas las Líneas, vía telegrafía óptica y se volvía a sus quehaceres en Pero Negro (de creer al Brigadier Gerard, básicamente a la caza del zorro, importado para la ocasión de la Gran Bretaña).

Restos de la "casa del Gobernador" en el Forte do Alqueidao 

Mirando hacia las posiciones francesas, justo enfrente.

Maqueta del telégrafo óptico, en el museo de Torres Vedras.
..

domingo, 3 de julio de 2011

MEMORIAS DE UN ESTUDIANTE INGLÉS EN LA GUERRA DE LA INDEPENDENCIA, ROBERT BRINDLE


Recientemente, pasando el fin de semana en Valladolid, compré en la librería Oletum este libro: Robert Brindle, Memorias de un estudiante inglés en la Guerra de la Independencia. Es la traducción de un manuscrito inédito depositado en el Colegio Inglés de Valladolid. Narra la estancia de un estudiante británico en esta ciudad durante el inicio de la Guerra de la Independencia y el viaje que realiza hacia Portugal, pasando por las provincias de Valladolid, Ávila y Salamanca, en su intento de regresar a Inglaterra. Durante el camino se encontrará con el Empecinado del que recibirá importante ayuda.
Edición bilingüe y notas de Pilar Garcés García e Introducción histórica y notas de Luis Álvarez Castro. 

..