TRANSLATE - TRADUCTOR

sábado, 3 de abril de 2021

LA ABDICACIÓN DE JOSÉ BONAPARTE EN SU HERMANO NAPOLEÓN QUE NUNCA LLEGÓ A PRODUCIRSE

 Cuando Napoleón anexiona a Francia los territorios españoles a la izquierda del Ebro, José I se considera menospreciado por su hermano al desmembrar su reino y amenaza con abdicar. La amenaza casi llega a producirse, en los archivos de Francia se conserva el borrador de su abdicación entregando la corona a su hermano Napoleón, la comunicación del Consejo de Estado y la proclama de Napoleón a los españoles una vez hubiera abdicado José:










martes, 30 de marzo de 2021

martes, 2 de marzo de 2021

ANIMACIÓN DE RETRATOS DE PERSONAJES DE LA GUERRA DE LA INDEPENDENCIA

 Es una técnica todavía no muy depurada, pero el resultado en alguno de los personajes es asombroso



domingo, 21 de febrero de 2021

LA CARTA PERSONAL QUE THIEBAULT NUNCA LLEGÓ A MANDAR AL GENERAL ESPAÑOL CARLOS DE ESPAÑA

En agosto-septiembre de 1811 el general francés Mouton-Duvernet entró en Ledesma (Salamanca) cogiendo a 9 soldados del batallón de infantería Ligera de Cazadores de Castilla, fusilándolos poco después. El general español Carlos de España decide hacer lo mismo con 9 prisioneros franceses y manda una carta a Thiebault, por entonces al mando del 7º Gobierno francés, comunicándole su intención. La carta fue mandada publicar por Carlos de España y se puede leer en el número 148 de la Gaceta de las Regencias de España e Indias de fecha 12 de noviembre de 1811. La indicada carta no tiene respuesta y durante los siguientes días remitirá otras tres más a Thiebault que igualmente no tienen respuesta.

Thiebault en sus memorias dejará escrito el motivo de no responder a Carlos de España:
… Bonté fue reemplazado por la brigada de la Guardia a las órdenes del general Mouton-Duvernet. Sin embargo, otro inconveniente surgió de este reemplazo, ya que, como consecuencia del orgullo de los jefes y de las pretensiones de los pequeños oficiales, todo el que servía en esta Guardia tenía que gozar siembre de una situación privilegiada. Así, aunque bajo mis órdenes, Mouton-Douvernet fue encargado especialmente de luchar contra don Julián o, como se decía entonces, de destruirlo. Esta idea era absurda; pero fuera como fuere, no tardó en entrar en campaña, sorprendió uno de sus puestos, hizo prisioneros a ocho hombres de las tropas de don Julián y los mandó fusilar allí mismo.
Al día siguiente recibí del marqués de España una carta de ocho páginas in-folio. Comenzaba diciéndome que la reputación honorable de mi padre y la opinión que se tenía de mí en estas provincias lo habían convencido de que no serían el escenario de actos caníbales; que sin embargo un tal Mouton-Duvernet, salido sin duda de las cuadras revolucionarias, acababa de cometer uno de esos crímenes desconocidos entre los pueblos civilizados y del que España acabaría haciendo justicia; que la venganza había sido inmediata, y que ocho soldados franceses, elegidos entre los prisioneros que estaban en su poder, acababan de ser fusilados en el mismo lugar donde los españoles lo habían sido, y que tales represalias se renovarían cada vez que diera lugar a ello. El marqués añadía que, sin imputarme personalmente el hecho que había sido perpetrado por tropas de la Guardia, que sabía independiente, me prevenía, sin embargo, de que estaba en disposición de hacer saber al Emperador todo cuanto quisiera, y especialmente el contenido de su carta, que cerraba con esta fórmula: «Qué Dios os conserve muchos años…, pero fuera de España». Repliqué enseguida con una larga carta tan larga como contundente; pero, teniendo a Dorsenne como superior, pensé que no debía enviar mi respuesta sin su consentimiento; se la comuniqué, y como él juzgó tales relaciones inútiles, por no decir, tales explicaciones embarazosas para la Guardia Imperial, la carta del marqués de España quedó sin respuesta, lo que me determinó a hacerle saber que mi silencio no dependía de mí.
No fue tal la premura de Thiebault en responder a Carlos de España como dice en sus memorias, la carta del general español está fechada el 18 de septiembre de 1811 y su respuesta escrita en Salamanca el 21 de octubre. Tampoco fueron 8 los fusilados, sino 9 como indica Carlos de España. Thiebault no llegó a romper las cartas del general español ni su respuesta de 19 páginas que se quedó sin mandar.
Aquí se muestra la primera y última hoja de la carta:



sábado, 30 de enero de 2021

SOLICITUD A LA GUARNICIÓN ESPAÑOLA DE CIUDAD RODRIGO, PRISIONERA TRAS LA CAÍDA DE LA PLAZA, DE DINERO PARA SU LIBERACIÓN

Un curioso documento acerca de la corrupción del ejército francés en España. Se trata de la investigación, mandada por Napoleón, sobre la sospecha de un intento de solicitar dinero a la guarnición española de Ciudad Rodrigo (prisionera tras la caída de la Plaza) para dejarla libre:

Paris 19 de septiembre de 1810
Al general Conde de Monthiun
El Emperador está instruido, señor general de Monthion, de los muchos abusos que se comenten en España y de la liberación de prisioneros. La intención del Emperador es que usted interrogue a la guarnición de Ciudad Rodrigo (tras la caída de Ciudad Rodrigo, la guarnición es trasladada prisionera a Francia) y sobre todo al oficial que comandaba la artillería de la plaza, al que se asegura se le solicitó 200000 reales para liberar a la guarnición.
Usted es consciente de la importancia de verificar las tarifas de esta naturaleza.
La guarnición de Ciudad Rodrigo ha sido enviada de Bayona a la 18 División (Administrativa). Los oficiales están en Dijon, Châlons, Saône y Autun. En Dijon se encuentra el Comandante (Herrasti) y es muy probable que el comandante de la artillería se encuentre allí. Si no en Châlons o Autun….
Salga en consecuencia sin demora para Dijon.
Berthier



viernes, 1 de enero de 2021

ARTÍCULO EN THE TIMES SOBRE EL CASERÓN DE LOS ESCOCESES EN BOECILLO, CUARTEL GENERAL DE WELLINGTON

Hace unas semanas se puso en contacto Isambard Wilkinson, corresponsal en España del periódico The Times, interesado en redactar un artículo para The Times sobre la situación actual del edificio situado en Boecillo que sirvió de cuartel general a Wellington en diferentes fases de la campaña 1812. Desde hace años el edificio amenaza ruina y terminará perdiéndose. Se organizó su visita a Boecillo y de ese viaje se ha publicado el siguiente artículo:


Todo suma para intentar salvar el edificio.

Para saber más sobre la importancia de este edificio y de las entradas en el blog denunciando su estado: