TRANSLATE - TRADUCTOR

domingo, 6 de noviembre de 2022

CARTA ESCRITA DESDE SALAMANCA LOS DÍAS 16 Y 17 DE JUNIO DE 1812 POR UN OFICIAL INGLÉS

Carta que escribe el lugarteniente Edward Bowater con fecha 16 de junio de 1812 desde Salamanca. La carta la dirige a una amistad en Inglaterra, Arthur Eden que es subcontrolador de Hacienda. Bowater es un noble inglés hijo del almirante Edward Bowater; educado en la escuela Harrow y posteriormente en la universidad de Oxford donde se gradúa con un doctorado en Derecho Civil. En 1804 entra en el servicio militar estando presente en la batalla de Copenhague, en la de Talavera y en poco más de un mes desde esta carta en la de los Arapiles (o batalla de Salamanca).

Edward Bowater


Campamento a una legua y media frente a Salamanca

16 de junio

Estimado Edén,

He estado esperando ansiosamente por el correo de la tarde para tener noticias tuyas y me he decepcionado, pero confío en que el correo que ahora está en Lisboa me traerá uno tuyo y espero escuchar todas las noticias políticas ya que aún no hemos oído qué arreglos se han llevado a cabo desde la muerte del Sr. Perceval, que se siente aquí extremadamente.

Hemos avanzado hasta aquí y esperamos mañana tener una pelea con Marmont que está en persona en Salamanca, se dice que ha reforzado las puertas de las iglesias y los conventos y ha montado algo de artillería en las alturas de las torres. Ha requisado todo el pan y el maíz en millas a la redonda, pero no creo que intente hacer una gran defensa ya que no tiene más de 800 de infantería y 2000 de caballería con él, mañana a esta hora veremos.

Hemos tenido unas muy buenas cacerías últimamente, liebres y perdices y aunque a estas ultimas nos da una pena enorme hacemos con ellas pasteles y los huevos también los ponemos dentro del pastel, te estoy escuchando decir que viles cazadores furtivos, eso es tiro al bote, aquí salimos seis o siete con 2 galgos, 4 aguiluchos y 4 pointers; las perdices la mayoría no podemos cogerlas, ya que los franceses están más allá y tenemos miedo a dar una falsa alarma a los piquetes.

Salamanca 17 de junio

Hemos entrado en este lugar sin pelear todavía, ya que los franceses se han retirado, todos excepto 800 que están defendiendo un pequeño puesto que han hecho muy fuerte pero los sacaremos en el transcurso de mañana o al día siguiente y en fin, salvo que se hayan atrevido a fastidiarnos no tendrán alivio, pasaremos a todos a degüello, ahora no podemos entretenernos con presos ya que comen mucho. Tengo entendido que destrozaron todo el polvorín que tenían detrás y los que se han ido del pueblo no se han retirado más de cuatro leguas, no me sorprendería mucho si tenemos una pelea pronto y si la tuviéramos sería corta. Este lugar es, con mucho, el mejor pueblo que he visto en España, algunos de los edificios son magníficos, los nativos no dan señales de estar contentos de haberse librado de los franceses que han estado cometiendo todas sus barbaridades habituales, f__k__g a todas las mujeres, que por cierto son guapísimas para ser españolas y maravillosamente limpias.

Ahora debo despedirme de vosotros

Muy atentamente E. Bowater.






Salamanca durante la guerra




martes, 1 de noviembre de 2022

LA SORPRESA DE ARROYOMOLINOS DE MONTANCHEZ - 28 DE OCTUBRE DE 1811



Aprovechando que el pasado fin de semana participé en la recreación de la batalla de Arroyomolinos, pude visitar el campo de batalla el cual no conocía. 

Para saber que ocurrió en aquella batalla he traducido el parte que el Teniente General Hill manda a Wellington tras la victoria y los partes de Pedro Agustín Girón, Pablo Morillo y el conde de Penne Villemur con la relación de su participación. También el extracto de las memorias de un veterano inglés publicadas en 1854:


Teniente General R. Hill, al General Vizconde Wellington, KB Mi Señor,

Mérida, 30 de octubre de 1811. En cumplimiento de las instrucciones que recibí de VE de expulsar al enemigo de la parte de Extremadura que queda entre el Tajo y el Guadiana, y reponer el cuerpo al mando del Brig. General el Conde de Penne Villemur, en Cáceres, (de cuya ciudad se había visto obligado a retirarse por la fuerza superior del enemigo), puse en movimiento una parte de las tropas bajo mis órdenes el 22 del presente, de sus acantonamientos en el barrio de Portalegre, y avanzó con ellos hacia la frontera española.

El día 23 la cabeza de la columna llegé a Alburquerque, donde supe que el enemigo que había avanzado a Aliseda había retrocedido al Arroyo del Puerco y Cáceres, y que los españoles estaban otra vez en posesión de Aliseda.

El día 24 tenía una brigada de infantería británica, media brigada de artillería portuguesa (6 libras), y parte de mi caballería en Aliseda, y el resto de mi caballería, otra brigada de infantería británica, y media brigada de 6 portugueses mazo de la Casa de Castillana, a una legua de distancia.

El día 25 el Conde de Penne Villemur hizo un reconocimiento con su caballería, y expulsó al enemigo del Arroyo del Puerco; el enemigo se retiró a Malpartida, lugar que ocupó como puesto avanzado con unos 300 de caballería y algo de infantería, estando todavía su cuerpo principal en Cáceres.

El día 26, de madrugada, llegaron las tropas a Malpartida, y hallaron que el enemigo había salido de allí, retirándose hacia Cáceres, seguido de una pequeña partida del 2. ° de húsares, que realizaron escaramuzas con su retaguardia. Poco después me informaron de que toda la fuerza enemiga había salido de Cáceres, pero la falta de certeza sobre la dirección que había tomado y el mal tiempo me indujeron a detener las tropas portuguesas y británicas en Malpartida esa noche. Los españoles se trasladaron a Cáceres.

Habiendo recibido cierta información de que el enemigo había marchado sobre Torremocha, puse en movimiento las tropas en Malpartida en la mañana del 27, y avancé por el camino que lleva a Mérida, por Aldea del Cano y Casas de Don Antonio, siendo un camino más corto que la seguida por el enemigo, y que daba esperanza de poder interceptarlo y ponerlo en acción, y aquí se me unieron los españoles de Cáceres. En la marcha recibí información de que el enemigo recién había salido de Torremocha esa mañana, y que había vuelto a detener su cuerpo principal en Arroyo Molinos, dejando retaguardia en Albala, lo que era prueba fehaciente de que ignoraba los movimientos de los tropas bajo mi mando. Por lo cual hice aquella tarde marcha forzada hasta Alcuescar, donde las tropas estaban colocadas de tal manera que no podían ser vistas por el enemigo.

A mi llegada a Alcuescar, que está a una legua de Arroyo Molinos, todo tendía a confirmarme en la opinión de que el enemigo no sólo ignoraba por completo mi proximidad, sino que estaba muy desprevenido, y me propuse tratar de sorprenderlo, o al menos para llevarlo a la acción, antes de que marchara por la mañana, y se hicieron las disposiciones necesarias al efecto.

El pueblo de Arroyo Molinos está situado al pie de un extremo de la Sierra de Montanches, corriendo por su parte trasera la montaña en forma de media luna, casi por todas partes inaccesible, estando separadas las dos puntas unas dos millas. El camino de Trujillo lo rodea por el este.

El camino que lleva de la villa a Mérida corre en ángulo recto con el de Alcuescar, y el camino de Medellín pasa entre los de Trujillo y Mérida, siendo el terreno por donde había de maniobrar la tropa un llano salpicado de robles y alcornoques. Mi objeto, por supuesto, era colocar un cuerpo de tropas para cortar la retirada del enemigo por estos caminos.

Las tropas partieron de su vivac cerca de Alcuescar sobre las 2 de la mañana del día 28, en una columna, justo al frente, directo a Arroyo Molinos, y en el siguiente orden:

Mayor General el Excmo. La brigada de infantería de K. Howard (primer batallón, regimientos 50, 71 y 92, y una compañía del 60); la brigada del Coronel Wilson (regimientos 1° batallón del 28°, 2° batallón del 34° y el 39; y una compañía del 60.); 6º regimiento portugués de línea y 6º cazadores, al mando del coronel Ashworth; la infantería española al mando de Brig. General Morillo; la brigada de caballería del mayor general Long (2º de húsares, 9º y 13º de dragones ligeros); y la caballería española, al mando del Conde de Penne Villemur. Se movieron en este orden hasta media milla del pueblo de Arroyo Molinos, donde al amparo de una loma baja la columna cerró, y se dividió en tres columnas. La brigada del mayor general Howard y tres cañones de 6 libras al mando del teniente Coronel Stewart, apoyado por Brig. infantería del general Morillo a la izquierda; la brigada del coronel Wilson, la infantería portuguesa al mando del coronel Ashworth, dos cañones de 6 libras y un obús a la derecha, al mando del mayor general Howard; y la caballería el centro.

Al amanecer se desató un violento temporal de lluvia y espesa neblina, al amparo de lo cual las columnas avanzaron en la dirección y en el orden que les había sido señalado. La columna de la izquierda, bajo el teniente Coronel Stewart, marchó directamente sobre la ciudad. El 71, una compañía de los regimientos 60 y 92, a un cuarto de distancia, y el 50 en columna cerrada, algo en la retaguardia con los cañones como reserva.

La columna de la derecha, al mando del general de división Howard, que tenía el regimiento 39 como reserva, se separó hacia la derecha para girar a la izquierda del enemigo, y habiendo ganado aproximadamente la distancia de un disparo de cañón a ese flanco, marchó en círculo dirección sobre el otro punto de la media luna, en la montaña antes mencionada.

La caballería al mando del teniente general Sir W. Erskine se movió entre las dos columnas de infantería, listo para actuar al frente o rodear a cualquiera de ellas según lo requiriera la ocasión.

El avance de nuestra columna no fue percibido por el enemigo hasta que se acercaron mucho, en cuyo momento salía del pueblo por el camino de Mérida la retaguardia en columna, parte de su caballería y parte de su equipaje aún estaban en la pobración. Una brigada de su infantería había marchado hacia Medellín una hora antes del amanecer.

Los regimientos 71 y 92 cargaron contra la ciudad con vítores y expulsaron al enemigo por todas partes a punta de bayoneta, teniendo algunos hombres abatidos por la caballería enemiga .

La infantería enemiga que había salido del pueblo, cuando estos regimientos llegaron al extremo del mismo, se habían formado en dos cuadros, con la caballería a su izquierda, todos apostados entre los caminos de Mérida y Medellín, al frente de Alcuescar; formándose el cuadro derecho a medio tiro de mosquete de la ciudad, cuyos muros ajardinados fueron rápidamente alineados por el 71º regimiento de infantería ligera, mientras que el 92º regimiento salió en fila y formó línea a su derecha, perpendicular al flanco derecho del enemigo, que era mucho más grande, molesto por el fuego bien dirigido del 71. Mientras tanto, un ala del 50º regimiento ocupó la ciudad y aseguró a los prisioneros, y la otra ala junto con los tres cañones de 6 libras bordearon el exterior de la misma; la artillería tan pronto como estuvo dentro del alcance disparó con gran efecto sobre los cuadros. Mientras el enemigo estaba así ocupado a su derecha, la columna del Mayor General Howard continuó moviéndose alrededor de su izquierda, y nuestra caballería avanzando y cruzando la cabeza de la columna, separó a la caballería enemiga de su infantería, cargándola repetidamente y poniéndola a prueba. El 13º de dragones ligeros, al mismo tiempo, se apoderó de la artillería enemiga: una de las cargas realizadas por dos escuadrones del 2º de húsares y una del 9º de dragones ligeros fue particularmente valiente; este último comandado por el Capitán Gore y el conjunto bajo el mando del Mayor Busche de los húsares. Debería haber mencionado previamente que la caballería británica, debido a la oscuridad de la noche y la maldad de los caminos, se retrasó un poco.

El enemigo estaba ahora en plena retirada, pero habiendo ganado la columna del General de División Howard el punto al que se dirigía, y la columna de la izquierda acercándose rápidamente a él, no tuvo más recurso que rendirse o dispersarse y ascender la montaña. Eligieron ésto último, y ascendiendo cerca del extremo este de la media luna, y que podría haberse considerado inaccesible, fue seguido de cerca por los regimientos 28 y 34, mientras que el regimiento 39 y la brigada de infantería portuguesa del coronel Ashworth, lo siguieron al pie de la montaña por el camino de Trujillo para volver a tomarlo de costado. Al mismo tiempo la infantería del general Morillo ascendía a cierta distancia a la izquierda con la misma vista.

Como se puede imaginar, las tropas enemigas estaban en ese momento en el mayor pánico, su caballería volaba en todas las direcciones, la infantería tiraba sus brazos, y el único esfuerzo de cada uno fue escapar. Las tropas bajo el mando inmediato del mayor general Howard, así como las que había enviado alrededor de la punta de la montaña, los persiguieron por encima de las rocas, haciendo prisioneros a cada paso hasta que sus propios hombres quedaron tan exhaustos y pocos en número que fue necesario para él detenerse y asegurar a los prisioneros, dejando la persecución a la infantería española al mando de Brig. el general Morillo, que por la dirección en que habían subido se habían convertido ya en el más adelantado; la fuerza del General Girard tenía con él al principio era de 2.500 de infantería y 600 de caballería, estando en este momento totalmente dispersos. En el curso de estas operaciones la brigada de infantería portuguesa del general Campbell (los regimientos 4 y 10) y la infantería portuguesa 18 se unieron desde Casas de Don Antonio, donde se habían detenido la noche anterior; y tan pronto como juzgué que ya no podían ser requeridos en la escena de la acción, los separé con la brigada que constaba del 50, 71 y 92 regimientos y brigada de caballería del mayor general Long, hacia Mérida; llegaron a San Pedro esa noche, y entraron a Mérida esta mañana; habiéndose retirado el enemigo en el curso de la noche de allí con gran alarma hacia Almendralejo. El Conde de Penne Villemur formó la vanguardia con su caballería y había entrado en la ciudad antes de la llegada de los británicos.

Las consecuencias últimas de estas operaciones no necesito señalarlas a Su Señoría; su resultado inmediato es la captura de un General de caballería (Brun), un Coronel de caballería (el Príncipe d'Aremberg), un Teniente Coronel (Jefe de Estado Mayor), un ayudante de campo del General Girard, dos Tenientes Coroneles, un comisario de guerra,treinta capitanes y oficiales inferiores, y más de 1000 hombres, ya enviados con escolta a Portalegre;toda la artillería, bagaje y comisariado del enemigo, algunos almacenes de maíz, que habían recogido en Cáceres y Mérida, y la aportación de dinero que había recogido en el pueblo primero, además de la dispersión total del cuerpo del general Girard.La pérdida del enemigo en muertos también debe haber sido severa, mientras que la de nuestro lado fue comparativamente insignificante, como lo demuestra el regreso que acompaña, en el que Su Señoría se lamentará al ver el nombre del Lieut. Strenuwitz, ayudante de campo del teniente el general Sir W. Erskine, cuya extrema valentía lo llevó en medio de la caballería enemiga y ocasionó que fuera hecho prisionero.

Así ha concluido una expedición que, aunque no puso en juego en toda su extensión la valentía y el espíritu de los comprometidos, confío que les otorgará un derecho a la aprobación de Su Señoría. Ningún elogio mío puede hacer justicia a su admirable conducta, la paciencia y buena voluntad mostrada por todos los rangos durante las marchas forzadas en el peor clima, su estricta atención a las órdenes que recibieron, la precisión con la que se movieron al ataque, y su obediencia al mando durante la acción. En resumen, la manera en que cada uno ha cumplido con su deber, desde el primer comienzo de las operaciones, merece mi más sincero agradecimiento y, estoy seguro, no pasará desapercibida para Su Señoría.

Al Teniente General Sir W. Erskine debo expresar mis obligaciones por su asistencia y consejo en todas las ocasiones. Al General de División Hon. K. Howard, quien desmontó y encabezó a sus tropas por el difícil ascenso de la Sierra, y a lo largo de la mayor parte condujo hábilmente su columna, y me siento particularmente en deuda con el general de división Long, por sus esfuerzos al frente de su brigada. Debo expresar mis obligaciones con el Coronel Wilson, el Coronel Ashworth y el Teniente Coronel Stewart, comandantes de brigada, por la hábil manera en que los guiaron.

Al Teniente Coronel Cameron, Teniente Coronel el Excmo. H. Cadogan, Teniente Coronel el Excmo. A. Abercrombie y los Tenientes Coroneles Fenwick, Muter y Lindsay, los Mayores Harrison y Busche, el Mayor Park (al mando de las compañías ligeras) y el Capitán Gore, al mando del 9º de dragones ligeros, el Mayor Hartmann, al mando de la artillería, el Teniente Coronel Grant y el Comandante Birmingham del servicio portugués, el Capitán Arriaga de la artillería portuguesa (cuyos cañones ejecutaron tantas ejecuciones), merecen mi más calurosa aprobación por su conducta; y no debo omitir mencionar los esfuerzos realizados por Brig. el General Campbell y sus tropas para llegar a tiempo para prestar su ayuda. El General Girón, jefe del Estado Mayor del General Castaños, y segundo al mando del V ejército español, me ha hecho el honor de acompañarme en estas operaciones,

Al teniente. coronel Rooke, asistente del Ayudante General y Teniente coronel Offeny, intendente general adjunto, por la hábil manera en que han conducido sus departamentos, así como por la valiosa ayuda y consejos que en todo momento he recibido de ellos; a los Oficiales de los departamentos de Ayudante y Cuartel General; al Capitán Squire, Ingenieros Reales, por su inteligencia e infatigables esfuerzos durante todas las operaciones; y al Capitán Currie mi más sincero agradecimiento.

Rowland Hill, Teniente General. Vizconde Wellington

Desde que se escribió el informe anterior se han hecho muchos más prisioneros y no dudo que el total ascenderá a 1300 o 1400. El general Morillo acaba de regresar de la persecución de los dispersos, a quienes siguió ocho leguas, informa que, además de los muertos en los llanos, se encontraron más de 600 muertos en los bosques y montañas.

El general Girard escapó en dirección a La Serena con 200 ó 300 hombres, la mayoría sin armas, y su propio ayudante de campo afirma estar herido.


Del libro: Leaves from the Diary of an Officer of the Guards, escrito por un veterano y publicado en 1854

Poco después de nuestro regreso a nuestro último cuartel a la izquierda, nos enteramos de la exitosa sorpresa del General Hill sobre el General Girard en Arroyo Molinos. Estos movimientos fueron bien planeados e igualmente bien ejecutados. Una pequeña columna móvil, al mando de Girard, había estado forrajeando entre el Tajo y el Guadiana, en las cercanías de Cáceres, e impidiendo que nuestros aliados, los españoles, al mando de Morillo, apoyaran sus tropas desde aquel cuartel. Lord Wellington ordenó a Hill que ahuyentara al enemigo, que avanzó el 26 de octubre hasta Malpartida de Cáceres con ese fin. El enemigo se retiró a Arroyo Molinos, dejando una retaguardia en Albalá. Hill vio la ocasión y emprendió una marcha nocturna forzada en un camino paralelo más corto, y llegaron, sin que ellos lo supieran, a Alcuesca, sólo a una legua de distancia del enemigo. El pueblo de Arroyo estaba situado en un llano, y detrás de él se alzaba en forma de media luna una sierra o lomo de rocas.

Durante la noche, aunque el tiempo era espantoso, no se permitía hacer fuego en el campamento aliado, y a las dos de la mañana del 28, las tropas se trasladaron a una loma baja, a sólo media milla de Arroyo. Detrás de ésta formaron en tres columnas, la infantería en los flancos, la caballería en el centro; y antes del amanecer, en una brumosa y tormentosa mañana de octubre, que favorecía su aproximación, el ala izquierda avanzó directamente sobre el enemigo, mientras que la otra columna de infantería y caballería, con los cañones, dirigieron su marcha hacia la derecha e interceptaron la retirada del enemigo por flanquearlo, y llegó al otro lado, con el fin de cortar por completo su escape. Una brigada de Girard había marchado temprano en la mañana y estaba fuera de peligro, pero el resto, la infantería de Dambrouski y la caballería de Briche, se encontraban felizmente ignorantes del peligro, preparándose cómodamente para su marcha, sus caballos de la retaguardia desenfrenados y atados a olivos, la infantería reunida sólo para formar afuera en la carretera de Medellín, y el mismo Girard en su cuartel esperando para montar su caballo, cuando la Brigada de Howard, la 50, El 71 y el 92 entraron en desorden entre ellos, los dos últimos regimientos cargando calle abajo, y los Highlands cantando "Johnny Cope ¿ya te estás levantando?" El enemigo, es decir, los que pudieron escapar, después de duros combates y luchas, fueron conducidos hasta el final de la aldea, el 50 asegurando a los que habían sido capturados. El resto de los franceses formaron en cuadrados afuera y cubrieron el cuerpo principal de sus jinetes a la izquierda. Cadogan, con el 71, se alineó en los muros de los jardines y abrió un fuego mortificante en la plaza más cercana; el 92 despejó el pueblo y se formó sobre el enemigo; la caballería española bordeó las casas, para tratar de interceptar su línea de retirada. Los cañones abrieron sobre las plazas francesas; nuestro 13º de Dragones capturó su artillería; el 9º de Dragones y el 2º de Húsares alemanes cargaron contra su caballería y la dispersaron por completo con grandes pérdidas; Girard resultó herido, pero aún mantuvo unida a su infantería y continuó su retirada por el camino de Truxillo; sus hombres caían por cincuenta y su situación era desesperada, pero al retirarse más, encontró el camino cerrado por la columna derecha de los aliados, mientras que la Brigada de Howard presionaba y se acercaba rápidamente a su frente. No quedando nada para ello, el enemigo ahora, antes de rendirse, se rompió, y arrojando armas y alforjas, trató de escaparse uno a uno escalando las rocas casi inaccesibles de la sierra, que desbordaba el pueblo y los caminos. Fueron perseguidos incluso en este intento por el 28 y el 34, dirigidos por el general Howard, que los siguió paso a paso por las rocas, y se hicieron muchos prisioneros. Girard, herido, y Dambrouski y Briche escaparon con unos 600 de 3000 hombres, y después de vagar por las montañas de Guadalupe, cruzaron el Guadiana en Orrelano y se unieron a Drouet. El botín fue, toda la artillería francesa, el equipaje y el comisariado, junto con dos generales capturados (Brun y Prince d'Arenberg); otros treinta oficiales y 1300 prisioneros. Un soldado raso del 92 capturó al Prince d'Arenberg. La pérdida de los aliados no fue más que de setenta muertos y heridos; pero Strenowitz de los húsares alemanes, a quien he aludido antes por haberse distinguido, siendo en esta ocasión demasiado adelantado en la persecución, fue hecho prisionero. Sin embargo, a petición del general Hill al general Drouet, este último amablemente lo puso en libertad.








Fotografías tomadas durante la recreación de Arroyomolinos durante el fin de semana del 29 7 30 de octubre de 2022:








Al fondo la sierra por donde los franceses intentan escapar a la desesperada






Fotografía del grupo de recreación: 34Th Border Regiment Arroyomolinos, publicada en su perfil de Facebook: 34Th the Border Regiment Arroyomolinos | Arroyomolinos de Montánchez | Facebook





domingo, 23 de enero de 2022

ORDEN DE BATALLA DEL EJÉRCITO DE EXTREMADURA EN OCTUBRE DE 1808

 Informe francés sobre la disposición en orden de batalla del Ejército de Extremadura. Se realizaría en el mes de octubre de 1808 cuando Galluzo todavía estaba a su mando, antes de salir de Madrid camino del desastre de Gamonal




miércoles, 8 de diciembre de 2021

ACTOS EN TURIENZO DE LOS CABALLEROS A LOS SOLDADOS PARAGUAYOS DEL BATALLÓN BUENOS AIRES

 Fotos cedidas por la Asociación Histórica Cultural Voluntarios de León (20 de noviembre 2021)