Translate

domingo, 30 de noviembre de 2008

BATALLA DE SOMOSIERRA 30 de noviembre de 1808 3/3


VISTA DEL PUERTO DE NORTE A SUR


VISTA DEL PUERTO DE SUR A NORTE


PLANO DE LA BATALLA









Tras la victoria cosechada en Bailén, las autoridades españolas se relajan en festejos y nombramientos, retardando un acuerdo para plantear una ofensiva eficaz contra las tropas francesas, que se repliegan más allá del Ebro. Éstas se reorganizan y se hacen más fuertes con nuevos hombres que llegan de Francia. Napoleón en persona toma el mando de las operaciones y avanza hacia el centro de la Península. La Junta Suprema aprueba un quimérico plan para echar a los franceses de España, simulando a gran escala los movimientos que llevaron a la victoria de Bailén. Pero el ejército imperial derrota a los españoles en Espinosa de los Monteros, Gamonal y Tudela, quedando flanco el camino hacia Madrid. La Junta Suprema del Reino, al tener constancia que la ciudad de Burgos ha sido ocupada, prepara rápidamente la defensa de la capital del reino.

14 DE NOVIEMBRE DE 1808

Al Secretario del Despacho de Guerra
El rey nuestro señor don Fernando VII y en su Real nombre la Suprema Junta de Gobierno del Reino considerando que es de la mayor importancia tomar medidas de precaución para evitar que el enemigo ni aun en un caso siniestro pueda penetrar en el interior del reino, se ha servido resolver que esa sección dé las disposiciones y ordenes convenientes y mas ejecutivas para inmediatamente se fortifiquen los dos puntos de Somosierra y Guadarrama de un modo que si la desgracia quisiera que llegaran hasta ellos los enemigos sean contenidos y arrollados y en la parte de acá a los puertos esté la seguridad de no poder ser invadidos. De Real Orden lo comunico a V. E. para inteligencia y cumplimiento de lo anterior.


17 DE NOVIEMBRE DE 1808

Al Secretario de Estado y del Despacho de Guerra
El rey nuestro señor don Fernando VII y en S.R. N. la Suprema Junta de Gobierno considerando que es indispensable fortificar los puertos de Guadarrama, Fuenfría, Navacerrada y Somosierra de modo que en ningún evento puedan penetrar por ellos los enemigos se ha servido acordar que esa sección destine brevísimamente a aquellos puntos el número de hombres con todas las armas que se necesite para una total defensa. Son llamadas las escasas tropas disponibles en Andalucía, La Mancha y Extremadura para que se reúnan en Madrid y se trasladen a Aranda de Duero (junto a las que se estaban preparando para ser enviadas al ejército del Centro), donde se deben encontrar los restos del ejército de Extremadura derrotado en Gamonal y juntos plantear la defensa y parar al emperador francés: Att. Del Conde de Tilly y Don Tomás Veri La Junta Suprema Central Gubernativa ha acordado comisionar a V.E.E. con cuantas facultades sean necesarias para que: pasando inmediatamente a Madrid, traten con los S.S. marques de Castelar y Don Tomas de Morla a fin de que acudiendo todas las tropas que se hallen en aquella capital y sus inmediaciones y dejando solo las que sean muy precisas para su guarnición, se pongan en camino inmediatamente para Aranda de Duero o donde se halle la división de Extremadura. A la que reunidas y constituyéndose el Sr. Morla con la mayor brevedad en el Cuartel General de dicha división y tomando el mando la organice en términos que impida pase a delante el enemigo, e igualmente se tomen todas las demás providencias a este fin, conforme a los deseos de la Junta, que confía en el patriotismo, celo, y conocimientos de V.E.E. teniendo presente que Don Josef Heredia esta nombrado para mandar dicha división de Extremadura y que mediante la orden que se le comunicó acaso se habrá constituido en él, e igualmente que se tomen cuantas medidas sean conducentes para atender a remediar lo ocurrido, que con nota del parte dado por el Conde de Belveder.Dios guarde a V.E.E. ms. Real Palacio de Aranjuez 12 de noviembre de 1808 Por mi compañero el Sr. Martín de Garay....

Tomás de Morla, justificando su condición de Gobernador militar de Madrid, no toma el mando de las nuevas tropas cediéndolo al general Eguía, éste permanece en la villa organizando las tropas, recayendo al final el mando directo del nuevo ejército al general Benito San Juan. Los regimientos parten desde sus acantonamientos camino de Madrid: De Herencia sale el regimiento de caballería Montesa, de Manzanares el regimiento provincial de Logroño, de Ciudad Real el provincial de esta ciudad, de Toledo el provincial de mismo nombre, de Sevilla el batallón de Voluntarios de Sevilla nº 1, de Campo de Gibraltar el batallón nº 2 de Voluntarios de Sevilla, de Écija los Cazadores de Écija, de Córdoba el provincial de Sevilla, de Córdoba, Andujar y Granada: dos batallones de infantería de Jaén… Las unidades se van concentrando pero la mayoría de los soldados están sin uniformes, camisas y calzado; para equiparles se hecha mano de los almacenes de los Voluntarios de Madrid que se están formando y de los donativos de los habitantes de la villa. Se buscan ideas para tener a los ejércitos completamente equipados:


18 DE NOVIEMBRE DE 1808

Al Secretario de Estado y del Despacho de Hacienda
El rey nuestro señor…. tiene motivos para creer que una de las causas principales que han influido en la derrota del General Blake ha sido la absoluta falta de provisiones de aquel ejército, falta que es casi general en todos. La junta al paso que se hace cargo de que la escasez de medios y la dificultad de reunir con la brevedad necesaria los fondos precisos para hacer los acopios en todos los ramos de provisiones en lo que ha impedido a esa sección de atender con toda la extensión que quisiera a éstos objetos, se ve en la precisión de superar todas las dificultades y de tomar medidas enérgicas para que a lo menos no falte al soldado lo preciso y [los generales no tengan excusas con que paliar sus desaciertos o inacción (tachado)] en consecuencia ha resuelto que esa sección disponga que o por medio de requisiciones o por otros que imagine mas ejecutivos todavía tengan todos los ejércitos una provisión competente de vino, aguardiente, galleta y menestras que suministrar a los soldados en los días en que se medite una acción, que tengan también los hospitales con el número competente de camas completas y los demás utensilios y prevenciones precisos para la curación de los enfermos o heridos que haya la prevención de carros, acémilas y demás necesario para facilitar el transporte…

18 DE NOVIEMBRE DE 1808

Al Secretario de Estado y del Despacho de Hacienda
El R.N:S:D 7º …. Recibe continuamente quejas de los ejércitos de que sus soldados andan descalzos, y no pueden por lo mismo hacer las marchas y aguantar las fatigas que son indispensables en un ejército de operación. Para proveer a estas necesidades ha dado las providencias mas eficaces, pero todas son insuficientes para la urgencia que tenemos de calzado, en estas circunstancias haciéndose cargo la Suprema Junta de que en las provincias es común entre las gentes del campo el uso de abarcas y alpargatas y que de uno y otro puedan encontrarse considerables repuestos en los reinos de Granada, Aragón, Valencia y Murcia, se ha servido resolver que esa sección comunique inmediatamente orden a los Intendentes de aquellas provincias para que hagan una requisición de 1000 pares de abarcas y otros tantos de alpargatas con la cantidad necesaria de cinta o cordel llamado calzadera y los remitan a los puntos que indique la misma sección dando al propio tiempo orden para que se fabriquen de unas y otras las que se necesitan a fin de que no falte el repuesto correspondiente de este genero de calzado en los ejércitos y que si por de pronto no se pudiese recoger el referido número, se hagan acopios de pieles y cueros sin curtir, sacos , harapos y bayetas que sirven a este efecto, circulando las ordenes correspondientes a los puntos y jefes que puedan proporcionarlos. De Real Orden o comunico a V.E. para su inteligencia y cumplimiento Dios.

El 15 de noviembre, por la mañana temprano, según se van equipando y vistiendo las tropas, empiezan a salir de Madrid camino de Guadarrama, Fuenfría Y Somosierra (las tropas que estaban en Aranda de Duero se han retirado hacia Segovia). El primer contingente que se encamina hacia Somosierra va con don Benito San Juan a la cabeza y está formado: regimiento Irlanda formado por 2 batallones con 1186 hombres, el regimiento de la Reina 2 batallones con una fuerza de 927 hombres, el regimiento de la Corona con 1039 hombres, el regimiento Jaén formado por 2107 hombres (de ellos 1000 quintos sin instrucción alguna), 200 caballos del regimiento de caballería Príncipe, caballería Montesa con 100 caballos, un escuadrón del regimiento Alcántara con una fuerza similar al Montesa, un batallón de Guardias Wallonas. En los días sucesivos saldrán los provinciales de Toledo y Alcazar de San Juan (se repartirán por los diferentes puertos), unos 1000 hombres de Cazadores de Écija, unos 628 hombres que forman las 4 compañías de fusileros del provincial de Córdoba, el regimiento Mallorca, algunos hombres del 2º de Voluntarios de Madrid que se está formando y los Voluntarios de Sevilla. Benito San Juan prepara el dispositivo de defensa aprovechando las condiciones naturales del puerto de Somosierra. El día 20 de noviembre escribe optimista al Conde de Floridablanca, presidente de la Junta Suprema:

La situación que tengo de este desfiladero es ventajosísima. La artillería bien situada y para mayor seguridad tengo adelantados trescientos caballos en Sepúlveda sostenidos por quinientos guardias Walonas, y ochenta tiradores que amenazan la retaguardia del enemigo, y le flanquean si intenta pasar adelante…

La Junta también está confiada pero avisa de posibles problemas:


Los puertos de Somosierra y demás que rodean esta Villa están bien defendidos por los cuidados y celo infatigable de la Suprema Junta: por lo mismo no hay una absoluta necesidad de tomar estas medidas; pero con un enemigo tan atrevido e impostor no está demás el tomar todas las posibles para cortar su miras, y aun para contener sus robos e infamias, aumentando su cobardía con las noticias que le lleguen de las disposiciones que se toman para recibirle.


Pero no todos son optimistas, el Coronel Manuel García del Barrio es mandado por la Junta para inspeccionar el dispositivo defensivo:

Salí en efecto para Somosierra, en donde amanecí el día 19 de noviembre. Reconocí y avisé al gobierno que los generales Heredia y San Juan sólo se habían ocupado de guarnecer los caminos principales y descuidaban las laderas de Prádena y rutas intermedias entre los dos jefes, pues unas estaban mal guardadas, y las otras enteramente abandonadas, siendo así que era practicables a toda arma: que la división avanzada en Sepúveda, al paso que debilitaba las fuerzas que se necesitaban en la Sierra, estaba expuesta a ser cortada si atacaba el enemigo todo lo cual hacía presente, pidiendo que el gobierno mandase persona autorizada que inspeccionase y arreglase estas notabilísimas faltas.


Benito San Juan ha dividido sus fuerzas para proteger su flanco izquierdo, situando en Sepúlveda un contingente mandado por el brigadier don Juan José de Sardeñ, coronel del regimiento de caballería de Montesa. La medida pretende asegurar el paso que comunica Sepúlveda y Prádena con el pueblo madrileño de La Acebeda (en la retaguardia del dispositivo español). Además antes de llegar al puerto de La Acebeda se puede utilizar un camino que llegaría directamente a Somosierra. Con la seguridad de tener protegida su izquierda, San Juan dispone la defensa del puerto: practica una zanja poco antes del puente situado al inicio de la subida, desde este punto hasta la cima sitúa cuatro baterías con una fuerza de unos 16 cañones. A las laderas del puerto son desplegados tiradores. Cuenta con una fuerza de unos 12.000 infantes y 500-600 caballos. Una vez dispuestas las fuerzas, solo cabe esperar. Los hombres tienen que soportar bajas temperaturas en pésimos alojamientos; Somosierra tiene una población de cerca de 95 habitantes y para dar cabida a toda la tropa parte se acuartela en la población aneja de Robregordo, que junto con Somosierra forman un Concejo. El cuartel general se establece en la casa del cura, la única adecuada para ello. El párroco es visto por alguno de sus vecinos como afrancesado, pero todo se debe a la voluntad que demuestra en intentar agradar a todos sus huéspedes:


26 DE NOVIEMBRE

A don Benito San Juan
De orden de la S..J.G. del R remito a V. S. la adjunta carta de don Juan Larrar en nombre de su madre en que advierte que el cura párroco de Somosierra se mostró muy afecto a los franceses cuando transitaron por dicha villa y que por sus obsequios mereció le agraciase José Napoleón con una canonjía de Málaga, a fin de que a V. S. le sirvan de gobierno estas noticias, y tome en su vista las providencia que juzgue mas convenientes.

29 de NOVIEMBRE DE 1808

A don Martín de Garay
Me Servirá de gobierno lo que en 26 del corriente me manifiesta V. E. de orden de la Suprema Junta de Gobierno, relativo a la adhesión y afecto que mostró este cura párroco a los franceses, por lo cual le agració Josef Napoleón con una canonjía de Málaga.En obsequio de la verdad debo exponer a V.E. para que lo eleve al conocimiento de S.M. que siendo la casa del párroco la única que ofrece una mediana comodidad, se hospedaron en ella los Reyes Padres, la Reina de Etruria, el Infante don Antonio, Príncipe Murat, Josef Napoleón y cuantos generales franceses han transitado por esta villa, así como lo estoy yo en la actualidad, que el carácter del cura es naturalmente honrado, y se presta a cuanto se le exige, por lo que no es de admirar que se manifestase oficioso con los franceses y que se extendiese a pedirle la canonjía de que no tenía conocimiento.Somosierra 29 de Noviembre de 1808- Benito San Juan

Dadas las circunstancias por la que pasa el país, cualquier acto sospechoso sirve para acusar de afrancesado a cualquier individuo, no salvándose los de la clase militar. Así el propio San Juan es denunciado:


27 de Noviembre de 2008

A Don Martín de Garay
Persona conocedora dio parte al tribunal que don Benito San Juan mariscal de Campo sacó el día 19 de marzo varios cofres y muebles que se condujeron a casa de un albañil, calle de las minas cuarto bajo, frente a las cocheras de San Juan y manifestó un retrato de Bonaparte, diciéndole a el albañil que aquel era quien pondría la ceniza a la nación.Examinado el albañil que es Martín Merino contesta en ser cierto cuanto se refiere y lo mismo Mariano Luisa, citado añadiendo que el señor San Juan lo dijo con enfado.El tribunal enterado de todo, acordose de cuenta a V.E para que S.M. tenga entendido puesto que el señor San Juan es general de un ejército.Dios guarde…. Madrid 27 de noviembre de 1808 – Antonio Fernández – Sto. Domingo y Costra

En el resto de puertos (Guadarrama, Navacerrada y Fuenfría) las condiciones son peores que en Somosierra, ya que la nieve ha llegado a estas cimas. Los artilleros de Navacerrada piden ayuda a los vecinos de Madrid:


Generosos madrileños: desde la cima de Navacerrada os hablo en nombre de mis artilleros, vuestras justas ideas, vuestro reconocimiento a tan buenos patricios, y la consideración del penoso servicio que hacen entre montes de nieve, os deberán mover a hacer un esfuerzo patriótico para enviarnos por lo menos zapatos, camisas y capotes para 180 hombres, que se sacrificarán todos antes que permitir el paso a sus enemigos para perturbar vuestra tranquilidad. Yo lo ofrezco en nombre de los mismos. Puerto de Navacerrada 23 de noviembre de 1808, Teniente coronel de artillería D. Francisco Novella


La Junta, conocedora de los sufrimientos que pasan las tropas debido a los rigores del clima, dispone medidas para su alivio:


Las tropas de S.M. que guarnecen los puntos de los puertos de Guadarrama se hallan sin vinos y sin aguardientes no obstante de que estas bebidas son las que entonan al soldado, le dan vigor, y el calor necesario para resistir los fríos de un país en que todo es hielo, y como esta falta no solo podría inutilizar a nuestros defensores, sino también causar enfermedades y otras consecuencias funestas, se ha servido resolver el rey nuestro señor D. Fernando 7º y en su real nombre la Suprema Junta del Gobierno del reino de esa sección de las mas activas providencias para que instantáneamente se transporte a aquellos puntos todo el vino y aguardiente que sea necesario acudiendo para mayor brevedad a los puntos mas inmediatos a efecto de que esté enteramente surtido de estos géneros el referido ejército de Real Orden lo comunico a V.E. para su inteligencia y cumplimiento.


Y también se inspeccionan estos puertos notificando su situación al general Heredia, que se encuentra en Segovia al mando de las tropas del ejército de Extremadura reunidas después de la batalla de Gamonal:


El señor D. Antonio Coruel con fecha de ayer me ha remitido y al señor D. Tomás de Morla los partes que Vs. Le dio en 20 y el brigadier don Francisco Villarroel relativos a la reunión de las tropas del ejército de Extremadura en esa ciudad y de la falta de los útiles necesarios y demás pertrechos para dificultar el paso de los desfiladeros de los puertos. En vista de lo que se nos previene en la citada Real Orden y con asistencia del teniente general don Francisco Eguia nombrado por S.M. general en jefe del ejército de reserva para la defensa de los puertos hemos acordado todos tres hacer a Vs. Las prevenciones siguientes para que le sirvan de gobierno:En Guadarrama están los dos regimientos provinciales de Toledo y Alcazar de San Juan con una brigada de 8 piezas de artillería, un carro de útiles, municiones para la infantería y la artillería.A Navacerrada llegará mañana 23 el regimiento de infantería de Córdoba con 6 piezas de artillería, un carro con útiles y cartuchos para atender a los dos puertos de Fuenfría y Navacerrada en donde hay oficiales de artillería y ingenieros, y a Somosierra sale hoy el batallón nº3 de Voluntarios de Sevilla. Que nos parece muy conveniente que la tropa del ejército de Extremadura que se ha reunido en Segovia a las órdenes de VS suba a los puertos para guarnecer la defensa de ellos por que siendo estos tres puertos mas fáciles de fortificar que el de Somosierra y atacando ya los enemigos por este podrá convenir enviar parte de dichas topas a Buitrago poniéndose Vs. De acuerdo con el mariscal de campo Benito San Juan.Que esté enterado que en el Escorial hay 40 infantes ingenieros con 30 piezas mas además de 20 caballos.Que se ignora con que fin pide Vs. Pólvora y balas, en todo caso lo que necesitará las tropas serán cartuchos, los que se enviarán a la mayor brevedad posible. Madrid 22 de noviembre 1808 – El marqués de Cautelar – Señor don José Heredia.


Ante el dispositivo preparado para la defensa de Madrid, se aproxima hacia Sepúlveda el día 28 el general francés Savary, junto con dos regimientos de fusileros de la Guardia y la caballería de Lasalle, en total unos 3500 hombres. Días antes las tropas imperiales han mandado exploradores para reconocer el terreno, teniendo ya conocimiento de las fuerzas que guarnecen la izquierda española: unos 2200 hombres de infantería de los regimientos Guardias Wallonas, Irlanda, Sevilla y Jaén (de este último hay cerca de mil quintos), 300 caballos de los regimientos Montesa y Alcántara y 7 piezas de artillería. Savary decide atacar a las fuerzas de Sepúlveda y tras unas cuatro horas de combate no consigue desalojar a las tropas españolas retirándose. Sardeñ informa a Benito San Juan sobre la acción:


Efectivamente a las seis poco más de la mañana se oyeron en las alturas de Somosierra varios tiros de fusilería y artillería, que progresivamente se fueron aumentando, todos en dirección al pueblo de Sepúlveda, lo que no dejó duda de estar atacado, y aunque fiado que su resistencia sería consecuente con la mucha y buena guarnición que tiene, por haberle introducido en el día 27 anterior 1000 fusileros del regimiento de Jaén, no dejó de ponerme en cuidado el mucho número de enemigos de que tenía noticia; y desde el momento que estuve cerciorado de la formalidad del ataque, dispuse enviarle más socorros, tanto de artillería como de infantería y municiones; pero sin necesidad de estos se ha logrado una completa defensa de aquel punto, sin embargo de que el ataque duró más de cuatro horas, habiendo atacado los enemigos con 4000 hombres de infantería, 1500 caballos y 4 piezas de artillería, sin los refuerzos que tenían a la mano para refrescar las tropas. Me dice el comandante del puesto de Sepúlveda, el brigadier D. Juan Josef Sardeñ, coronel del regimiento de caballería de Montesa, que le atacaron en la madrugada los enemigos con 3500 hombres de infantería, 1500 caballos y 4 piezas de artillería y que los había rechazado con gloria de las armas del Rey y de la Patria; y ofrece dirigirme el detalle de la acción, en la cual dice, hemos tenido alguna pérdida, y que conceptua duplicada la de los enemigos, habiendo durado el fuego hasta las 10.


El 29 Napoleón realiza en persona una inspección de las defensas de Somosierra, desde Boceguillas donde ha establecido el cuartel imperial. Con los datos obtenidos prepara el ataque del puerto para el día siguiente. Durante la noche los españoles se protegen del frío y de la densa niebla que ha caído sobre ellos calentándose alrededor de los vivac, los andaluces sufren más la inclemencia del tiempo con el añadido de ser la mayoría reclutas. Muchos estos días han desertado, preparando la junta una proclama para que sea leía en el orden del día de las tropas situadas en Segovia y Somosierra:


De orden de la Junta Suprema Gubernativa del reino, remito a V.E. 200 ejemplares de la proclama de S.M. a los desertores a fin de que mande que se lea en la orden del día y se repartan y distribuyan en la forma conveniente entre la tropa del ejército de operaciones que se halla en Segovia y Somosierra. Si el paternal desvelo de la Junta y la última condescendencia con que mira a esos delincuentes que todavía pueden recobrar el crédito de ser defensores de la patria y borrar la mancha de su debilidad y egoísmo no bastasen a contener la deserción se impondrá irremisiblemente y sin la menor contemplación la pena de muerte a los reos, con arreglo a ordenanza pues en las terribles circunstancias en que se halla la nación ya no hay que emplear otro recurso que un excesivo rigor en la observancia de las leyes militares. De orden de S.M. lo participo a V.E. para su inteligencia y cumplimiento,. Al general Eguía.


Curiosamente toda la guarnición de Sepúlveda abandona su posición el día 29 para marcharse a Segovia; ante la llegada del grueso del ejército francés y las patrullas que rondan las cercanías del puerto Sardeñ decide retirarse a Segovia abandonando a San Juan, éste considera a Sardeñ un desertor que le ha traicionado. Cuando posteriormente Sardeñ sea detenido y esté en proceso judicial, su hija suplicará alegando:


Mi padre, Sermo. Señor, es el brigadier que tubo la dichosa honra de haber batido a los enemigos en la gloriosa defensa de Sepúlveda, no obstante de haber sido atacado por triplicadas fuerzas, y de haber salvado a mi amantísimo Soberano, y a mi Patria dos mil doscientos hombres de infantería, y 300 caballos con siete piezas de artillería, y hasta el último herido, y mil quintos sin mas armas que sus manos en su atrevida retirada a Segovia.


A primera hora de la mañana del día 30 de noviembre, el mariscal francés Victor parte de Cerezo de Arriba con la división Ruffin y la caballería polaca, camino del puerto. Alrededor de las 9 de la mañana Victor llega al inicio de la subida, la niebla impide ver el camino hacia la cima. Manda al 96 que avance por la carretera, mientras que el 9 de ligeros y el 24 de línea marchan por los flancos. Hacia las 11 los franceses solo han llegado hasta el puente situado al inicio del puerto. La niebla ya empieza a disiparse y se puede distinguir la primera batería de los españoles. Napoleón en persona se acerca para comprobar la situación y ordena que se instalen dos piezas de artillería e intenten atacar los cañones españoles. El emperador se impacienta y ante el ineficaz fuego de sus piezas de artillería manda a la caballería ligera que cargue hacia las baterías. El coronel Piré le replica que es imposible practicar dicha carga, Napoleón se enfurece y le exclama que él no conoce esa palabra. El tercer escuadrón de la caballería polaca al mando del capitan Kozietulski comienza la subida, esté escribiría más tarde:


Dispuse mi escuadrón cerca de la carretera. El combate se hacía encarnizado. El ruido de los cañones despejó la niebla y el campo se aclaró. Inmediatamente llega uno de los generales y me dice: Los polacos adelante. Nuestro regimiento estaba detrás, a distancia de un tiro de cañón. Me adelanto con mi escuadrón, llega un segundo ayudante del Emperador y exclama: La caballería ligera al trote. Avanzamos pues, al trote. Al pasar junto al Emperador gritamos: Viva el Emperador, él nos contestó: Polacos, tomadme esos cañones. El enemigo dispara en salvas o separadamente, mientras los 16 cañones situados en el desfiladero y en las laderas que defienden el acceso nos cortan el paso con terrible fuego. Difícil era describir la comprometida situación en la que nos habíamos encontrado. Alrededor de mí caían los hombres y los caballos. La primera compañía, mandada por el valiente Krzyzanowski, empieza a titubear, gritamos los dos: Adelante, hermanos, hacia los cañones, viva el Emperador, adelante, viva el Emperador. Alcanzamos los primeros cañones y rechazamos a los artilleros, segando a cuantos encontramos. Los segundos cañones ya estaban abandonados por el enemigo en la desbandada. De repente veo que mi caballo está herido, otra bala le da en la cabeza, se cae y aprisiona mi pierna. Casi al mismo instante Krzyzanowski cae muerto. Aun quedaban unos hombres a mi lado. Gritaron: Han matado a nuestro jefe, volvamos. A pie, liberado del caballo cruzo corriendo el puerto bajo el fuego de los fusile, tropiezo con el Emperador, quien pregunta ¿Qué tiene usted, está herido? No señor, he cumplido vuestras órdenes y hemos cogido dos cañones. Los españoles huyen, pero mi caballo fue muerto y he perdido la mayor parte de mis soldados.


A los supervivientes del tercer escuadrón se les une un pelotón que se había quedado rezagado y continúan la carga desbaratando el resto de baterías españolas, consiguiendo llegar a la cima un pequeño grupo de jinetes polacos. Los españoles situados en los flancos se desmoronan ante la caída de las baterías y huyen del campo de batalla, los fusileros franceses recorren las laderas limpiando el terreno. Benito San Juan intenta contener el desorden de las tropas y recorre el campo animando a las tropas, pero es envuelto por un escuadrón polaco, se defiende con el sable pero es herido en la cabeza. Finalmente tiene que huir con los restos del ejército. Napoleón duerme esa noche en Buitrago para reanudar la marcha hacia Madrid. San Juan alcanza Segovia donde se encuentra con Sardeñ al que le tacha de traidor. Desde Segovia se proceden a retirarse todas las tropas hacia Guadarrama en ayuda de Madrid:


Recibió ordenes el general Heredia de replegarse a Madrid a cuyo efecto el día 30 de noviembre dispuso este general retirarse a Guadarrama quedándose en Segovia una división a cargo del general Trías, y encargado del E.M. el Capitán Puig en la mañana del 1º de diciembre dispuso el general Trias retirarse a Guadarrama y al salir envió al encargado del E.M. con aviso verbal al general Heredia de que los enemigos habían ocupado Somosierra y vencido a las tropas del señor San Juan quien había llegado solo a Segovia en aquella noche. Entonces el general Heredia despacho al momento un oficial en posta a Madrid. Dicho día 1º por la noche llegó Guadarrama el general don Benito San Juan y habló con el señor Heredia luego mandó en posta a Madrid otro oficial llamado Osuna, y se dispuso que el 2 por la mañana marchasen al Escorial las tropas de Extremadura que formaban ya una sola división. El general San Juan no tenía pan para su tropa, y con este motivo se mando que el encargado del E.M. de la división del general Trías se quedase en la de San Juan para facilitarle lo necesario en los mismos términos que lo había hecho con aquellas tropas, y en su reemplazo pasó otro oficial del E.M. a la de Extremadura. Dicha división San Juan que llegó aquella mañana retirada de Sepúlveda (según decían) constaba de un batallón de Guardias Walonas, el regimiento de caballería de Montesa y no se tienen presentes los demás cuerpos y por la tarde después de haber comido y descansado salio de Guadarrama para el Escorial donde alcanzó a la de Extremadura que se disponía para salir por aviso que parece había llegado de Madrid en que llamaban con urgencia. Como entre diez y once la noche se puso en marcha esta división, y la del Señor San Juan lo verificó a la una de la madrugada del 3 por no haber concluido antes los ranchos y reparto del vino y queso que allí se proporcionó a las tropas.Al salir del Escorial había tirado por un camino la artillería y el mismo general San Juan con el oficial de E.M. citado y otra fue a mandar pasar por otro mas a la derecha por donde siguió toda la columna.Como media legua antes de llegar a Brunete en la mañana del 3 vino de retaguardia el ayudante Crivell con unos soldados a galope y dijo al general San Juan que se habían descubierto tropas enemigas de caballería. Entonces el general mando colocar la artillería para proteger los movimiento y se formó en batalla con el frente a retaguardia enviando inmediatamente al encargado del E.M. a avisar al general Heredia que estaba en Brunete con las tropas de Extremadura y en su consecuencia se formaron también tomando posesión en dicho pueblo. La alarma fue falsa y la división del señor San Juan formándose en cuatro columnas siguió su marcha en el mejor orden aproximándose a Brunete en cuyas inmediaciones se hizo alto se dio pienso y se descansó como unas tres horas, viendo y oyendo el fuego que por ambas partes se hacía en Madrid, y se observó volarse un almacén, lo que causaba bastante impaciencia por los grandes deseos que generalmente había de volar en su socorro. Siguiese la marcha unidas ya las dos divisiones con dirección a Madrid y después de haber andado como legua y media llegó un cabo a decir al general San Juan que había aparecido por retaguardia un sargento que venía de Madrid y decía haberse ya apoderado de la corte los enemigos que el había salido a uña de caballo y por traerlo tan cansado no había pasado a la cabeza de la columna. Entonces el general San Juan mandó se le diese otro caballo y pasase a dar parte verbalmente al general en jefe. Estas ocurrencias tan públicas consternaron bastante a las tropas pero se siguió marchando en orden. Al cabo de mucho rato hizo alto la columna siendo ya cerca de ponerse el sol, y se empezó a correr la voz de que se veían enemigos. Este rumor iba creciendo, el alto se dilataba mucho, la impaciencia exasperaba a los jefes, que empezaron a decir debían poner en salvo sus tropas (particularmente los de la división del general San Juan) sobre lo que hubo algunas contestaciones con el brigadier Sarden coronel de Montesa. Mientras estaban los generales en conferencia y el oficial de E. M. citado salió con algunos soldados a reconocer los cerros, barrancos y caminos inmediatos por donde se decía venir los enemigos. Nada encontró y se restituyó la columna, donde así lo manifestó pero ya estaba a caballo el regimiento de Montesa y nada puedo convencer al señor Sarden y demás jefes, la división del Sr. San Juan se marchó toda en retirada ignorándose si siguieron unidos los cuerpos o que sucedió después. El encargado en el E.M. pasó a buscar al general San Juan para darle parte, y encontrándole en el camino lo verificó, siguiendo después a la cabeza de la columna que había quedado firme. A esta razón ocurrió en Boadilla donde estaban los generales una especie de alboroto movido principalmente por una partida de carabineros reales y alguna tropa de otros cuerpos, y el general Heredia los hablaba en tono de persuasión diciéndoles Yo soy hombre de bien el que quiera que me siga. En esto una compañía de Walonas de los que habían marchado con la división del general San Juan volvió a retaguardia de la columna dejó en el suelo los fusiles y marchó sin armas hacia Leganés o Madrid, y parte de la columna iba marchando en retirada como lo había hecho la división del general San Juan, y se oían voces de quien nos manda? Por último se levantaron varios gritos de ir a Madrid a Madrid y prevalecieron el tales términos que volvió a organizarse perfectamente la tropa, y aunque algunos carreteros o muleteros de artillería se habían marchado cortando los tirantes y clavando algunos cañones de los que mandaba un oficial llamado Don Diego Entrona, se reunió el resto de la artillería, cubierta por la caballería se siguió la marcha a Madrid en el mejor orden y con el mayor silencio hasta mas halla de la venta de Alcorcón haciéndose reunido en el camino varias tropas que salían de Madrid, entre ellas el regimiento de caballería de Voluntarios de Madrid con su coronel Don Manuel Freire en el mejor orden y disciplina.Poco antes de amanecer el día 4 de diciembre ya estaba la vanguardia del ejército en el puente de Segovia, sus guerrillas dentro y todo el grueso abocado y pasado el portazgo cuando se apareció uno a caballo que llamó la atención de la columna diciendo que de orden del general manifestaba a todos para su inteligencia que en Madrid había cincuenta mil franceses y cuarenta mil en el Retiro con Napoleón, y que el mismo pueblo de Madrid pedía que no entrase el ejército y se retirase a Extremadura. En efecto se emprendió al momento la retirada que hubiera podido verificarse en orden, pero por desgracia corrió la voz de que un cuerpo de caballería enemiga salía por el puente de Toledo y empezó a precipitarse cuando al mismo tiempo se apareció otro que parecía oficial de granaderos a caballo de Fernando 7º gritando alto, cuya voz repitió toda la retaguardia, y dijo que retrocediese el ejército que en Madrid no habían entrado aun los franceses y que el pueblo deseaba la tropa. Entonces el oficial de E.M. Puig con unos 12 húsares marchó corriendo a Madrid y llegando a la puerta de Segovia vieron un grupo de paisanos armados que les dijeron se corriesen a la puerta de la Vega donde había unos cañones, en efecto así lo hicieron y encontraron allí caídos cuatro cañones muy nuevos que decían son de la armería, los levantaron ayudados de paisanos y tropas dispersa que se los había reunido y dejando establecida allí una guardia y otra en la Puerta d e Segovia a las órdenes del sargento de húsares Casasola, volvió dicho oficial del E.M. a dar parte al general, pero ya nada encontró pues en este intermedio el ejército se había enteramente dispersado y solo se veían cajas rotas, carros tronchados, arcas de municiones vacías y la soldadesca saqueando el pueblo de Alcorcón, y caseríos inmediatos. Así se siguió en desorden unos días hasta que en Talavera de la Reina empezaron a reunirse los cuerpos.La defección de los cuerpos que componían la división del señor San Juan, no fue provenida del soldado, y si probablemente de algunas ocurrencias o disgusto anteriores entre dicho general y algunos jefes y oficiales acalorados, pues la tarde de Boadilla ellos eran los que soltaban expresiones contra dicho jefe induciendo a la separación, estas voces en descrédito del general fueron creciendo en términos que en Talavera ya trataron de atacarle llamando públicamente traidor y buscándole para acabar con el según la costumbre de aquella época.Habían quedado en Talavera dos de la Junta Central para dar disposiciones y estros trataron con su autoridad de evitar la desgracia de la muerte del general San Juan, que la ignorancia del soldado le apellidaba traidor y pedía su muerte, atribuyéndole todas las desgracias del ejército sin haber tenido parte ni en la pérdida de su división pero por mas órdenes que dieron no pudieron contener el furor de los soldados, que habiendo sabido estaba alojado en el convento del Prado, fueron en tropel pidiendo su cabeza y por no ser víctima quiso mas arrojarse por una ventana, pero aquellos bárbaros lo hicieron pedazos y arrastraron por toda la ciudad poniendo después sus cuartos en los árboles del Prado, y el general Heredia fue también perseguido pero no pudieron dar con él.Los restos del ejército menos el regimiento de Voluntarios de Madrid que tubo orden hacia la Mancha siguieron hacia el puerto de Almaraz, quedándose allí para defenderlo.


De la llegada de los restos del ejército de San Juan a Talavera tenemos el testimonio de un miembro de la Junta Suprema:


TALAVERA DE LA REINA

6 DE DICIEMBRE 1808
Ha continuado y sigue la venida de multitud de oficiales y soldados dispersos de las divisiones de Heredia y San Juan de las que según trazas no ha quedado en organización la parte más pequeña. Para atender a las necesidades y subsistencia actual y sucesiva de estas tropas y las que tenemos noticia que irán llegando todavía hemos tomado algunas medidas como la de hacer ir a Almaraz al Director de Vincenti con orden a las justicias, bajo la responsabilidad mas rigurosa, de auxiliar las disposiciones que tomase y concurrir a la ejecución de ellas con actividad y firmeza, la de acopiar aquí los arriendos de subsistencia de que es menester momentáneamente y la de autorizar quienes con el debido conocimiento y regularidad de cuenta y razón vengan socorriendo a los que van viniendo.Importaba que no se perdiese tiempo en fortificar el puente de Almarza y a este fin hemos comisionado a un oficial de ingenieros D. José Corres que ha salido ya encargado de este objeto. Al propio destino hemos enviado la artillería que llegó ayer a la que seguirá mañana la que ha venido hoy pues no puede sin peligro subsistir aquí.Como la mayor parte de los dispersos hayan pertenecido al ejército de Extremadura y conservan afición al general Gallazo nos ha parecido que en estos momentos de desorganización trastorno de disciplina y casi insubordinación ningún otro podía ser mas apropiado a mandarlas. … le hemos comisionado para que parta a Almaraz y se ocupe de la reorganización de estas tropas. ..De generales han llegado el marqués de Cautelar, el duque del Parque, Miranda Gayuzo, Belveder y algunos otros oficiales de graduación superior. Todos se nos han presentado y del primero hemos oído por aserción verbal que había salido de Madrid por no haber querido firmar la capitulación sin embargo de haber consentido en ella como capitán general de Castilla la Nueva y que se propone pasar a Extremadura y por donde V.M se halla no hemos tenido dificultad en que salga de aquí.Proseguimos tomando notas y declaraciones sobre lo ocurrido en Madrid y en los cuerpos de ejercito de los generales Heredia y San Juan y cada vez encontramos en ellas nuevos testimonios de la insubordinación que reina en las tropas y de los generales y oficiales. Nos consta que tanto el camino de aquí a Navalcarnero está lleno de soldados nuestros dispersos y que abandonados a todo genero de desordenes tienen intimidados los pueblos. Que en Toledo se habían reunido algunos cuyo número no nos indican aun, y que el conde de Montijo por su lado tiene también reunidos ya hasta unos tres mil hombres en Yébenes.Ha llegado al anochecer un edecán del general San Juan y poco después ha entrado el mismo San Juan a quien hemos hecho alojar en un convento de religiosos para ponerlo mas a cubierto de los riesgos que correría por estar las tropas empeñadas en calificarlo de traidor y en matarlo No obstante por la declaración que hemos recibido del Edecán y por los informes de algunos oficiales no parece que haya sido delincuente y al contrario se descubre que en Somosierra hizo los deberes de un buen general.Hemos sido avisados esta noche de que por estas cercanías anda un general viajando con precauciones que le hacen sospechoso, tememos que sea Heredia y hemos tomado algunas providencias para procurar su arresto.

Fuentes:


Archivo Histórico Nacional:

"Sección de Guerra. Defensa y Fortificación de Madrid."

"Sección de Guerra. Correspondencia con Generales y Mariscales de Campo."

"Informe de José Puig sobre la organización y acciones del Ejército de Extremadura, para la sección encargada de la historia de la guerra de la Independencia."

"Correspondencia del Secretario de Guerra al Capitán General de Castilla la Nueva, Francisco Javier de Negrete, sobre el despliegue de tropas francesas al sur de Madrid."

"Apuntes incompletos de la historia de las operaciones del Cuarto Ejército en Extremadura desde la época de los Generales Galluzo, Belveder, y Heredia hasta la del General Coupigni."

"Sección de Guerra. Causas contra generales, oficiales, etc. para su remisión a consejos de guerra y al Tribunal de Seguridad Pública."
"Informes sobre la 2ª División de los cuerpos de milicias. Jefes fuerzas y destinos de Badajoz, Murcia, Trujillo, Cuenca, Alcazar de San Juan, Chinchilla, Lorca, Tiledo, Ciudad Real, Plasencia de 1808 a 1814."
"Informes sobre la 1ª División de los cuerpos de milicias. Jefes, fuerzas y destinos de Burgos, León, Ciudad Rodrigo, Logroño, Sigüenza, Toro, Soria, Laredo, Salamanca, Valladolid, Avila, Segovia de 1808 a 1814."
"Informes sobre la 3ª División de los cuerpos de milicias. Jefes fuerzas y destinos de Jaén, Sevilla, Granada, Córdoba, Jerez, Écija, Málaga, Guadix, Ronda, Bujalance de 1808 a 1814."
"Informes sobre la 4ª División de los cuerpos de milicias. Jefes fuerzas y destinos de Jaén, Sevilla, Granada, Córdoba, Jerez, Écija, Málaga, Guadix, Ronda, Bujalance y del de la provincia de Mallorca de 1808 a 1814."

SAÑUDO, J Researching y Dragona Nº 11
Diario de Madrid, Gaceta de Madrid (meses de noviembre y diciembre de 1808)

1 comentario:

  1. Una serie de posts muy bien documentados
    ¡Enhorabuena!
    Rafa

    ResponderEliminar