Translate

miércoles, 12 de noviembre de 2014

UNA VISITA AL CAMPO DE BATALLA DE ARAPILES DOS MESES Y MEDIO DESPUÉS DE LA VICTORIA DE WELLINGTON

Esta carta es un excepcional documento que nos describe el estado del campo de batalla de Arapiles poco más de dos meses después del enfrentamiento. William Brooke es coronel del 5º de Dragones pesados británico. El 6 de octubre de 1812 escribe desde Salamanca a un amigo su experiencia nada más llegar a la Península. Se ha enterado que ha sido nombrado coronel de la Corte Marcial en Lisboa y le comunica a su conocido que ha escrito a Wellington pidiéndole un destino más acorde a su experiencia militar. Escribe el estado en el que ha encontrado Salamanca, gran parte de la ciudad, sus mejores edificios, los colegios y conventos destruidos. Únicamente la catedral se ha salvado. Le habla de los hospitales y de la visita que ha realizado el día anterior al campo de batalla de Arapiles:
 
Los esqueletos de los valientes que cayeron ese día están en todas las direcciones hasta donde alcanza la vista, además bandadas de buitres se aprovechan de sus reliquias destrozadas, haciendo una escena horrible. El último terreno que ocupó el enemigo, y que resultó el hueso duro de la discordia [el Sierro], lo puedo decir con seguridad, está casi cubierto con los muertos. Aunque los británicos han sido enterrados antes de mi visita, he visto lo suficiente para convencerme de nuestra pérdida también - si no hubiera sido por la superioridad de nuestra línea de caballería pesada que resultó efectiva, su flanco izquierdo el destinado a cortar nuestra comunicación con Ciudad Rodrigo combinado con un ataque simultáneo de su centro en el mismo momento, no deberíamos imaginar el haber alcanzado el día. Esto se convirtió en un negocio de todo o nada, ya que Lord Wellington tenía información de la posición de un refuerzo para Marmont de 10000 [hombres] y que en realidad casi llegó cuando el destino de la jornada estaba decidido
 





 Más sobre la batalla:

2 comentarios:

  1. Ha sido Goya quien me ha traído aquí. A raíz de sus cuadros de la guerra de la independencia recordé la tremenda batalla. Cientos de veces he subido a Salamanca vía n630, pero incomprensiblemente nunca he pasado entre los dos arpilles, chico y grande; me consta que existe una carretera.

    Gracias por sus numerosas entradas, documentadas y curiosas. Esta ha hecho que me cite con dicho campo. Allí iré la próxima vez que suba hacia Castilla. Saludos.

    P.d.: interesantísima carta.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias. Visita el campo de batalla de Arapiles, no te defraudará

    ResponderEliminar