Translate

lunes, 4 de mayo de 2009

LOS PRISIONEROS FRANCESES DE LA ISLA DE CABRERA



Homenaje a los prisioneros franceses fallecidos en Cabrera. 2 de mayo de 1908




En la tarde del 5 de mayo de 1809, más de siete mil soldados de Napoleón, procedentes de Cádiz, eran desembarcados en la isla de Cabrera. Siete mil hombres que, con adiciones posteriores, sumarían hasta trece mil quinientos prisioneros. Sin embargo, cuando cinco años más tarde llegaba la hora de la libertad, sólo tres mil habían logrado sobrevivir al infierno. Una isla inhóspita, sin recursos, donde se moría de hambre, de sed o desesperación. Donde evadirse era una obsesión, aun cuando muy pocos lo lograran con éxito. Cabrera se había convertido en un cementerio para los veteranos del Ejército Imperial.

Hoy 4 de mayo de 2009 se ha publicado la siguiente noticia:

PALMA DE MALLORCA, 4 May. (EUROPA PRESS) -
La isla de Cabrera acogerá el próximo miércoles, día 6 de mayo, el acto de homenaje a las tropas imperiales francesas que durante la Guerra de la Independencia fueron retenidas tras el resultado adverso de la Batalla de Bailén, y que contará con la presencia de unidades de la Armada Francesa, la Armada Española y de la Comandancia General de Baleares.
El acto, que se desarrollará en el monolito erigido por el príncipe francés Joinville, contará con la participación de un piquete del Regimiento de Infantería Palma 47, con uniforme y armamento de época, una patrulla de las Armadas Francesa y Española, así como de los cazaminas Capricorne, y Tajo, franceses y españoles, respectivamente, que permanecerán fondeados dentro del puerto, tal y como informó el Ministerio de Defensa en un comunicado.
Además, está prevista la asistencia de las primeras autoridades civiles y militares del archipiélago, así como la del Agregado de Defensa francés en España. Asimismo, con esta actuación se dan por finalizados los actos de conmemoración del Bicentenario de la Guerra de la Independencia desarrollados por la Comandancia General de Baleares.


Hace 101 años, con motivo del Centenario de la Guerra de la Independencia, se realizó un viaje a la isla de Cabrera para rendir homenaje a los prisioneros franceses fallecidos en la isla. Durante la ceremonia se leyó un discurso donde se enmascaraba la situación real que vivieron los desdichados franceses abandonados a su suerte en esta isla. La noticia de aquella jornada se puede ver en:

Para hacernos una idea de la "voluntad española" para aquellos pobres, tenemos esta solicitud que hacen pidiendo poder recibir correspondencia de su familia y que les suministren alimentos y ropa para poder subsistir:


La respuesta del marqués de Compigny no tiene desperdicio:

Sería seguramente mi dictamen que se diese curso a la instancia de los prisioneros de guerra en Cabrera que V.s. me acompaña a su oficio de 28 de julio próximo vencido, con el de remisión del Ministro de Hacienda de aquella isla, sin embargo de que el asunto sea contra toda política militar si no se ofreciese además de que con la libre comunicación de aquellos se supiese con más evidencia en Francia el estado de desnudez de los mismos, el trato miserable que se les ha dado en punto a su alimento, pues aun que esto se ha remediado últimamente en alguna parte, no es del todo suficiente para su precisa subsistencia, por la carencia de víveres, ni menos equivalente al que disfrutan los nuestros en aquellos países. Todo ello es muy probable, así como lo puede ser que en consecuencia reduzcan allí mas las pagas de los oficiales españoles, y los haberes a los soldados (como parece ya han principiado con solo una pequeña noticia) dándoles únicamente aquella cantidad proporcionada a equilibrarlos con los de su nación respectivamente al valor de los comestibles; y así es mi parecer que se procuren salvar estas dificultades por aquellos medios que sean dables y sobre todo la primera, pues que lo que exige la humanidad, a lo menos para la rigurosa estación del invierno, así como yo lo hice cuando presidía la Junta Superior, y entonces podrá tener efecto la remesa de la solicitud que devuelvo apoyándola particularmente sobre las concesión de la gracia a los oficiales o individuos que por su conducta sean acreedores, y de quienes no pueda haber el mas mínimo recelo que es lo que regularmente se acostumbra entre las potencias que se hallan en guerra. Esto no obstante V.s. podrá proceder en el asunto según lo halle por más conveniente = Dios guarde a V.s. Palma 2 de agosto de 1813= el marqués de Compigny = Sr. Intendente de este ejército y reino.

Noticias sobre pasados y prisioneros franceses, canjes y juramentados durante el año 1813. Archivo Histórico Nacional, DIVERSOS-COLECCIONES,135,N.71


El 16 de mayo de 1814 los 3000 prisioneros que han conseguido sobrevivir logran la libertad.

Adiós peñascos, adiós montañas,
Grutas, desiertos, antros horribles;
Dejamos vuestras tristes campiñas
Para volver al hogar feliz.
Podemos volver al hogar feliz.
Podemos cantar a coro
Que la paz nos resucitará;
Pues se regresa del otro mundo
Cuando se viene de Cabrera.

Fuente: Los Franceses de Cabrera 1809 - 1814
Pierre Pellissier - Jèrôme Phelipeau

12 comentarios:

  1. Bonjour et BRAVO pour votre site sur l'Indépendance espagnole;
    http://pontonnier93.fr

    ResponderEliminar
  2. Les presento el libro que se acaba de publicar:

    Cuando el padre nos olvida
    Los prisioneros de Cabrera en la Guerra de Independencia (1808-1814)

    Autor: Gabriel Froger
    Título original: Souvenirs de l'Empire. Les Cabrériens. Épisode de la Guerre d'Espagne.
    Traducción de Laura García Gámiz.
    Editorial: Objeto Perdido Ediciones; Lleonard Muntaner, Editor S.L.
    Tl. 971 25 64 05 - Fax: 971 25 61 39
    Páginas: 175
    Precio: 17 €
    ISBN: 978-84-15076-10-0
    Fecha de impresión: 20 de octubre de 2010. Palma de Mallorca.

    Mi afición por los libros antiguos me llevó a descubrir este ejemplar de mediados del siglo XIX: se trata de las memorias de un prisionero francés, uno más de entre los miles que fueron abandonados en Cabrera durante la Guerra de Independencia (1808-1814).
    Conmovida por la experiencia de estos soldados cautivos, traduje el libro al castellano, pensando que se trataba de un trozo de historia que se quedó al margen y que el público en general desconoce. Creo que es justo sacarla a la luz, no solamente porque supone un complemento documental, sino también por el interés humano que encierra, al hacer un repaso de los valores personales en circunstancias extremas: amor y odio, solidaridad y crueldad, hermandad y supervivencia, profunda necesidad física y moral.
    El protagonista empieza narrando el paso de las tropas francesas por los Pirineos, cómo atravesaron la península; la batalla y capitulación de Bailén, la marcha de los prisioneros hasta Cádiz, su estancia en los pontones; sigue con el traslado de las tropas hasta Mallorca, su estancia en Palma y posterior embarque hacia Cabrera, en donde pasaron seis años de miseria y dolor. Por último, Sébastien Boulerot describe cómo vivió los últimos meses con los oficiales en Ibiza para terminar con su liberación y posterior llegada a Marsella, en donde acaba la obra.
    Se describen escenas terribles: agresiones físicas, torturas, canibalismo, sadismo, hambruna, locura… que contrastan con aquellas otras en las que el ser humano se supera gracias a la generosidad, la amistad, la valentía, el esfuerzo, el amor, la perseverancia, el ingenio… Todas ellas dignas de ser mezcladas y agitadas en la coctelera de un buen guión cinematográfico, aunque por desgracia, basado en la más cruda realidad.

    Laura García Gámiz
    Profesora de Lengua Francesa y Castellana y traductora.

    ResponderEliminar
  3. Como español siento verguenza por el trato que recibieron los prisioneros franceses en Cabrera.Estos soldados no tenian la culpa de ser marionetas del loco Napoleon,y un prisionero se hace con todas las consecuencias de trato humano y respeto al vencido, de no ser asi, les tenian que haber dejado libres en la frontera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bastante mas recientemente tenemos el maltrato dado por Francia a los refugiados republicanos, que eran civiles indefensos, no sangrientos militares invasores .

      Eliminar
    2. Al final pagan los menos culpables, los que eran soldados de remplazo obligados a enrolarse.
      Los verdaderos responsables de los crímenes que cometieron los franceses (y mucho de ellos eran españoles) se fueron de "rositas". Una verguenza que se sigue repitiendo hasta nuestro dias.

      Eliminar
    3. Bueno, yo soy descendiente de un prisionero francés, pero de los que fueron enviados a Canarias y luego se quedaron a vivir allí terminada la guerra. Marino, superviviente de la batalla de Trafalgar, cuando eramos aliados, apresado en Cadiz en 1808, donde seguia refugiada la flota francesa y enviado a Canarias con otros 200, si no me falla la memoria. Varias familias canarias descienden de prisioneros franceses.

      Eliminar
  4. Como español me siento orgulloso del trato dado a unos tiranos que nos estuvieron masacrando. Los franceses fueron unos asesinos que mataron y violaron durante la ocupación. Si sobrevivieron 3.000 demasiados fueron. De España no debería haber salido un solo soldado francés vivo. Espero que los que salieron les dejen claro a sus compatriotas como nos las gastamos en "Africa"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, estás más loco que lo estubo Napoleón.

      Eliminar
    2. Por tu forma de responder, tampoco dista mucho de ser como uno de esos franceses a los que criticas, seguro, que tu, en su situación hubieras hecho lo mismo o peor.

      Eliminar
  5. Demasiado bien se comportaron los españoles del siglo Xix. Si pensamos que los soldados franceses violaron á las mujeres de la época, quemaban las casas de los campesinos, robaron y destruyeron el patrimonio nacional... Y que se calcula que la población de la época descendió en medio millón de personas de unos diez que tenia España. Los españoles de la época no hicieron ni la mitad de la mitad de lo que hicieron los Franceses. Los abusos no los hizo Napoleón los hicieron los soldado franceses que consideraban á los españoles inferiores y serviles... No tenía que haber salido ni un francés vivo de la península. Obviamente ver estos acontecimientos desde el punto de vista del siglo Xix son una bestialidad.

    ResponderEliminar
  6. Demasiado bien se comportaron los españoles del siglo Xix. Si pensamos que los soldados franceses violaron á las mujeres de la época, quemaban las casas de los campesinos, robaron y destruyeron el patrimonio nacional... Y que se calcula que la población de la época descendió en medio millón de personas de unos diez que tenia España. Los españoles de la época no hicieron ni la mitad de la mitad de lo que hicieron los Franceses. Los abusos no los hizo Napoleón los hicieron los soldado franceses que consideraban á los españoles inferiores y serviles... No tenía que haber salido ni un francés vivo de la península. Obviamente ver estos acontecimientos desde el punto de vista del siglo Xix son una bestialidad.

    ResponderEliminar
  7. No se puede analizar los hechos de hace doscientos años con los parámetros actuales. No creo que ninguna cultura o nación actual pueda dar ejemplo de nada, sencillamente se impusieron usando lo que fuera beneficioso a sus planes y punto. Lo que ya no tiene sentido es guardar rencor por los hechos que a lo largo de la historia han ido marcando a la humanidad. Los que actualmente habitamos el planeta somos descendientes de los que fueron capaces de sobrevivir y por simple estadística me atrevo afirmar que por nuestra sangre circula el ADN de madres violadas y padres violadores. Particularmente analizo la historia y la reviso continuamente con animo de aprender del pasado para no caer dos veces en el mismo agujero. En este momento es más importante saber y el porque de lo que sucedió en la isla de Cabrera que odiar a la mayoría de los pobres desgraciados que allí acabaron.

    ResponderEliminar