Translate

domingo, 25 de abril de 2010

EN UN CONTENEDOR DE MADRID ENCUENTRAN VALIOSO MANUSCRITO DE 1813


UN VIAJE A LAS CORTES DE CÁDIZ

levante-emv.com
Ana Ramírez Valencia
25-04-2010

En un contenedor de Madrid, entre cascotes, ha aparecido un valioso manuscrito de 1813 en el que se analiza la legalidad de la convocatoria de las Cortes de Cádiz, donde se fraguó la primera Constitución española (1812), conocida como "La Pepa". Joaquín Lorenzo Villanueva, diputado setabense hasta 1814, es el autor del texto recuperado casi doscientos años después de su redacción.



Estar entre cascotes, cubierto de polvo y condenado al olvido. Parece que ese era el destino de este documento abandonado en un contenedor de basuras de un pueblo del sur de Madrid. Unas obras en una vivienda han cambiado su rumbo. Los obreros, tirando escombros, se sorprendieron por unas antiguas láminas taurinas y otros papeles ocultos en el interior de una carpeta. Los guardaron, por curiosidad. No sabían, ni mucho menos, el valor de lo que tenían entre manos.


Durante el reinado de Felipe V, un viajero cruzó Sierra Morena hacia Madrid. En el camino, conoció gente de todos los lugares e historias de cualquier rincón del mundo. Aventuras que se recogen en El manuscrito encontrado en Zaragoza, una novela de principios del siglo XIX del escritor polaco Jan Potocki basada en un supuesto manuscrito que un oficial del ejército francés habría encontrado en una casa abandonada durante el sitio de Zaragoza. Un hallazgo inesperado que ahora se repite, aunque el contenido esta vez no es ficción, sino parte de nuestra historia.


El manuscrito encontrado analiza el proceso de convocatoria a las Cortes de Cádiz, iniciado tras la invasión francesa de 1808. La obra, escrita de puño y letra por el diputado valenciano Joaquín Lorenzo Villanueva, y bajo el título Colección de los antecedentes de las Cortes generales y extraordinarias, recoge las reflexiones, dudas y sugerencias referentes a la legalidad de dicha convocatoria.


El texto fue redactado en Cádiz, en enero de 1813, pocos días después de que su autor leyera ante las Cortes un discurso contra los tribunales del Santo Oficio de la Inquisición, que contribuyó a que se declarase su inconstitucionalidad y al decreto final de abolición que se aprobó por esas mismas Cortes el 22 de febrero de aquel año.


Una carpeta con 25 textos


Junto al documento, también han aparecido veinticinco textos probatorios de gran relevancia. "Villanueva necesitaba disponer de armas para legitimar o avalar tan espinosa cuestión, como ya había hecho en diversas ocasiones desde su llegada a Cádiz, en defensa de unas Cortes que estaban construyendo un nuevo modelo político para España", comenta Germán Ramírez, profesor de la Universidad de Valencia y experto en la figura de Villanueva.


Un texto único y valioso, ya que es de las pocas obras escritas in situ que narran y explican el proceso de convocatoria a Cortes y toda su estructura, desde la Junta central hasta la primera sesión de éstas en la Isla de León (hoy, San Fernando), en Cádiz, el 24 de septiembre de 1810.


El texto cobra todavía más importancia si tenemos en cuenta que fue en estas Cortes de Cádiz en las que se fraguó la primera constitución española, que se aprobaría dos años después, en 1812. El manuscrito defiende a ultranza la legalidad de dicha convocatoria, del proceso electoral y de su constitución, asumiendo la soberanía de la nación en ausencia del monarca, lo que legitimaba su labor legislativa y la asunción de la soberanía nacional, que habían hecho ya en el primer decreto de dichas Cortes Generales y Extraordinarias, aprobado en su primera sesión.


Un documento que nos permite viajar a aquella época y que la casualidad ha querido que no desapareciese para siempre. Afortunadamente alguien supo darle sentido a los "papeles viejos" que encontraron los obreros. La carpeta contenía diferentes documentos: unos referidos a la Guerra de Sucesión, de principios del siglo XVIII en copia manuscrita de época; otros eran papeles manuscritos también del que fuera durante la Guerra de la Independencia presidente de la Junta Suprema de Sevilla y luego ministro de Hacienda y de Estado, Francisco Saavedra (1746-1819); diversos documentos sobre la Guerra de la Independencia vinculados con Cádiz y Valencia, además de otros sobre la primera Guerra carlista (1833-1839); y, finalmente, el manuscrito al que nos referimos.


Ahora el trabajo está centrado en la transcripción y estudio de este documento, que completa la Memoria en defensa de la Junta Central, de Jovellanos, con quien el diputado setabense tenía buena amistad, y que da respuesta a la creciente amenaza de los sectores absolutistas o serviles en el Cádiz de aquel momento. Amenazas que se hicieron realidad a partir de mayo de 1814, cuando Fernando VII abolió toda la obra legislativa de las Cortes y ordenó la detención y procesamiento de los diputados más identificados con sus postulados. "El objetivo del monarca era arrancar de raíz cualquier signo de modernidad y los liberales de Cádiz eran el símbolo del filosofismo que hacía peligrar su poder absoluto", comenta Germán Ramírez.



Defensa de la libertad


En ese escenario conservador, apoyado por la Iglesia, hubo quienes se atrevieron a apostar por la reforma de una monarquía degradada. Oliveros, Espiga, Muñoz Torrero o Villanueva -muchos de ellos clérigos- son algunos de ellos, que pagaron su atrevimiento con la cárcel, el destierro o el exilio por motivos políticos, que el profesor José Luis Abellán define como una "constante" de nuestra historia. Han pasado casi doscientos años desde la redacción de aquel documento. Una defensa de la libertad y el régimen constitucional que el tiempo ha respetado y que la casualidad ha querido traer ahora al recuerdo. Una ventana al pasado que deja descubrir más de cerca cómo fue aquel momento en que se gestó "La Pepa", la primera constitución española.

2 comentarios:

  1. Hay que ver... es que la gente lo tira todo...

    ResponderEliminar
  2. ¿Será posible que ocurran estas cosas?. Bueno, tratándose en donde vivimos, todo es posible. En todo caso aprovecho la oportunidad para dar mi enhorabuena a su autor por este estos excelentes trabajos en torno a la guerra de la Independencia

    ResponderEliminar