Translate

miércoles, 7 de abril de 2010

CARDONA BUSCARÁ LAS FOSAS DE 400 SOLDADOS FRANCESES MUERTOS EN LA BATALLA DE SAN QUINTÍN

 
JORDI ESCUDÉ CARDONA

Levante-EMV.com
5/4/2010

El Ayuntamiento de Cardona (Barcelona) ha iniciado los preparativos para intentar recuperar el próximo julio en la zona de Planès las fosas de unos 400 soldados que se cree que hay enterrados, y que habrían muerto en la batalla de San Quintín el 21 de octubre de 1810, durante la guerra de la Independencia. La investigación debe permitir concretar y verificar hechos relacionados con la batalla en este lugar que se recoge en documentos escritos o por transmisión oral, y completar hallazgos que ya se han realizado.

La batalla de Sant Quintín enfrentó a las tropas ocupantes francesas, bajo el mando del general McDonald, y el ejército de liberación española, dirigido por el marqués de Campoverde. Las tropas locales, pese a ser muy inferiores en número, salieron victoriosas con una docena de muertes y 38 soldados heridos, mientras que el ejército francés habría tenido unas 400 bajas además de unos ochenta heridos. Con las prospecciones se buscarán los restos de estos soldados en el escenario dónde se desarrolló la batalla.

Según la documentación, fue en la zona de Planès, cerca del oratorio y la masía de San Quintín, y en concreto los cuerpos se encontrarían en unas parcelas de la casa solariega del Mujal. Se trata de tres parcelas de unos 166 metros de largo paralelas al camino que conduce, y tienen un desnivel de cerca de 5 metros. Al labrar estas tierras ahora hace unos años, los propietarios de la masía encontraron algunos huesos humanos y de animales, lo cual hace pensar que podrían estar enterrados allí los cuerpos de los soldados y de algunos de sus caballos. También se han localizado piezas correspondientes a varias armas de la época que ahora se inventariarán.

La intervención consistirá en un trabajo de campo de 6 horas diarias entre el 5 y el 16 de julio, que contará con la participación de una quincena de alumnos del instituto de Cardona, aun cuando a final de junio ya se harán unas primeras tareas de limpieza del terreno y consolidación de la zona. La búsqueda se realizará con la ayuda de un detector de metales para facilitar el posible hallazgo de ornamentos de los vestidos de los soldados que todavía se puedan conservar, desde botones y hebillas hasta otros elementos metálicos. Por otro lado, se abrirán una treintena de zanjas de sondeo para determinar si todavía se conservan las fosas de inhumación y en qué estado se encuentran. Según los resultados, se harán o no más prospecciones.

La batalla de San Quintín se desarrolló por los terrenos propiedad de la finca del Mujal en Cardona, donde se realizarán las prospecciones arqueológicas porque con el paso del tiempo se han ido encontrando vestigios de aquella guerra.

Josep Miralles, de 68 años, es el actual propietario de la finca y asegura que tiene unos conocimientos "bastante fidedignos" de los acontecimientos que su bisabuelo vivió en su propia carne y que se han ido transmitiendo de generación en generación. Miralles explica que durante la batalla, tanto los habitantes de la casa como los vecinos de los alrededores "se unieron a la guerrilla" y huyeron de sus casas para escapar del ejército francés, que probablemente los hubieran asesinado.. Aquel 20 de octubre durmieron en la iglesia de San Miguel de Cardona y mientras la finca era desocupada "los franceses intentaron incendiar la casa tres veces"

La finca sigue habitada por los descendientes de aquella época, pero no descubrieron los primeros restos humanos hasta que "hace unos 70 años, mi padre cultivó viñas" en la zona de Cal Parenostre. Actualmente estos terrenos son cultivos de cereales, "pero de cuando en cuando también se han ido encontrando algunos restos", añade Miralles, "desde bayonetas hasta un hierro que resultó ser el cañón de un rifle de la época, toda clase de huesos y hasta una calavera".

No hay comentarios:

Publicar un comentario