Translate

jueves, 10 de septiembre de 2009

Hallados 20 cañones para defender Cádiz de los franceses


Diario Bahía de Cádiz
09/09/2009. Redacción
Los trabajadores que están construyendo el trazado del tranvía metropolitano Chiclana-San Fernando-Cádiz han descubierto y desenterrado 17 cañones y algunas balas junto al Sitio Histórico de Puente Zuazo, un baluarte defensivo de la Guerra de la Independencia situado en el acceso norte a La Isla.
En el lugar del hallazgo se libró a principios del siglo XIX una intensa batalla entre los ejércitos francés y español, y este último consiguió detener el avance de las tropas de Napoleón. En San Fernando y Cádiz se refugiaron las Cortes Constituyentes de 1810-1812.
La delegada provincial de Cultura de la Junta de Andalucía, Yolanda Peinado, el delegado provincial de Obras Públicas, Pablo Lorenzo, y el alcalde de San Fernando, Manuel de Bernardo, y la concejala de Cultura, María José de Alba, se desplazaron el miércoles a supervisar las históricas piezas halladas de momento.
En principio, según recoge DIARIO Bahía de Cádiz de fuentes de la Junta, los cañones serán trasladados al Centro Andaluz de Arqueología Subacuática, con sede en Cádiz, para ser analizados, datados y conservados, a la espera de que se decida cuál será su destino definitivo.
Aunque el primer edil isleño ya ha solicitado mediante carta a Yolanda Peinado el “depósito” de estas importantes piezas históricas. “Sabemos que tras el hallazgo arqueológico se inicia un complejo proceso de consolidación, restauración y estudio que permitirán la conservación y el conocimiento sobre el origen y destino de estas armas. No pretendemos interferir en esta dinámica con nuestra solicitud de depósito, pero creemos que es importante que el destino final sea el entorno geográfico e histórico en los que ha tenido lugar su descubrimiento, lo cual ayudaría en gran manera a su contextualización y comprensión por parte de los ciudadanos”, apunta De Bernardo en la misiva remitida a la delegada provincial de Cultura.
Para De Bernardo, dado que “próximamente” se va a proceder a la restauración del Puente Zuazo y sus defensas, “pensamos que sería el marco ideal para exponer con carácter permanente estos cañones, que posiblemente tuvieron su función primordial en la defensa de este importante Sitio Histórico, que va a convertirse, tras su musealización, en un gran referente turístico-cultural”.
Añade el alcalde que las piezas, una vez allí, contarían “con la permanente supervisión y control de los técnicos especialistas de nuestro museo municipal, con el fin de asegurar su correcta conservación y exposición”.
El primer edil isleño considera que esta iniciativa “será de un gran interés y enriquecimiento para la conmemoración de los acontecimientos históricos que tuvieron lugar en el año 1810 en nuestra ciudad”

EL PAÍS.COM
PEDRO ESPINOSA - Cádiz - 09/09/2009
El puente Zuazo fue el límite de la España libre. Así lo recoge una placa colocada en este enclave histórico de San Fernando (Cádiz). Fue la frontera donde se paró el asalto francés en la Guerra de la Independencia. Y ahora 200 años después unas obras, la construcción de un colector, han permitido destapar una veintena de cañones preparados para la contienda, además de dos municiones de hierro. Las piezas, que hoy serán presentadas por las autoridades, han despertado un máximo interés puesto que harán tangible la celebración del bicentenario que en este municipio se prepara el año que viene para conmemorar el bicentenario de la reunión de las Cortes que prepararon la Constitución de 1812.
La bajamar y las excavaciones para construir un colector de agua entre San Fernando y el caño de Sancti Petri, cerca de las obras del nuevo tranvía que unirá la localidad isleña con Chiclana, han permitido sacar a la luz estos testigos de la historia. Pero no de una historia cualquiera sino del episodio bélico más célebre de la ciudad cuando se convirtió en emblema de temple y libertad y resistió el acoso francés desde el 10 de febrero de 1810 al 25 de agosto de 1812.
Hazaña bélica
Durante esos dos años y medio el ejército francés, con el mariscal Víctor al mando de 20.000 hombres, trató de entrar a la fuerza en la Isla. El puente Zuazo y sus baterías defensivas aguantaron la presión. El principal ojo del puente llegó a ser cegado para evitar el paso de los enemigos. Fue "el último baluarte de la independencia española", reza la placa conmemorativa.
En este escenario de batalla ha aparecido una veintena de cañones. El número no es preciso porque el recuento no ha terminado. En un principio, aparecieron 16 aunque ayer se aguardaba a que la nueva bajamar aportase nuevas piezas. Tienen entre 2,7 y tres metros. Según los arqueólogos que han supervisado las obras, se asemejan a los utilizados en la Guerra de la Independencia y su fabricación oscila entre finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX. También han aparecido dos municiones. Se trata de masas esféricas de hierro colado de distinto calibre, entre 24 y 36 milímetros.
Expertos de la Delegación de Cultura de la Junta analizarán el estado de las piezas y decidirán su puesta en valor.

Los 17 cañones de 1810 encontrados en el puente Zuazo están listos para exhibirse
Tan solo queda aplicar una protección específica para metales de forma que no haya problemas para su exposición en el exterior
09.06.11 - 00:44 - C. CHERBUY
SAN FERNANDO. La Voz Digital.es
Más que una casualidad. Como si el destino los hubiera resguardado a la espera de que llegara una fecha clave, porque lo que más llamó la atención de los 17 cañones que se encontraron en las inmediaciones del puente Zuazo, gracias a las obras del tranvía, fue precisamente que se realizara el hallazgo en 2009, en medio de los preparativos para la conmemoración del Bicentenario de Las Cortes. Y entonces del fango surgieron estas piezas fechadas precisamente en la época napoleónica, armas de una batalla con aires de democracia. Testigos directos de todo lo que se está dando a conocer sobre la historia gaditana.
Los resultados se recogen ahora que los cañones ya están prácticamente listos para que sean los ciudadanos los que disfruten de la historia que guardan. Aquella que habla de la otra cara del Bicentenario. La que se aleja de las palabras y presenta la crueldad de una batalla. La que cambia el aire de libertad por el olor a pólvora y un humo blanco de pequeñas nubes que anunciaban la posición del enemigo.
Tras dos años, la empresa adjudicataria de la restauración de los 17 cañones y dos bolas halladas durante el movimiento de tierra que se estaba realizando con motivo de las obras del tranvía en la zona del puente Zuazo, ya ha culminado el tratamiento para la recuperación y mantenimiento de las piezas.
Los cañones fueron encontrados el 7 de septiembre de 2009 y presentaban un avanzado proceso de corrosión debido al tiempo que pasaron bajo el agua. Tras permanecer un corto periodo de tiempo en las instalaciones de la dirección de la obra del Tranvía y con el asesoramiento del Centro de Arqueología Subacuática (CAS) de la Consejería de Cultura, fueron trasladados a las instalaciones de Aula3 Actuaciones Integrales Sobre el Patrimonio, empresa adjudicataria del tratamiento necesario para frenar el estado de degradación.
La restauración ha consistido en la aplicación de una serie de tratamientos que comenzaron con la limpieza mecánica de las piezas. A continuación y durante 14 meses se ha efectuado un tratamiento electrolítico para obtener la estabilización y consolidación del metal. Al tratarse de piezas de hierro de procedencia subacuática estos tratamientos han debido estar especialmente controlados de forma continuada, garantizando su conservación.
Las siguientes pasos del tratamiento han consistido en la neutralización, con un lavado con agua desmineralizada de cada pieza para eliminar cualquier posible resto de los productos químicos utilizados para su estabilización; eliminación de restos de concreción mediante una segunda limpieza mecánica e inhibición de la corrosión, para lo que se ha usado un producto no tóxico que neutraliza la corrosión modificando la superficie y convirtiéndola en una capa inerte y estable.
Actualmente queda pendiente la aplicación de una protección específica para metales que confiere a los cañones propiedades de fácil limpieza y antigraffiti. Una vez terminado el proceso, los cañones podrán exhibirse en exteriores sin que exista riesgo de deterioro de los mismos.
Caballero Zuazo
El origen de estas piezas está probablemente relacionado con la Batería del Caballero Zuazo, aledaña al puente, donde se construyeron diversas defensas a finales del siglo XVIII, que adquirieron protagonismo en 1810 con la llegada de los ejércitos napoleónicos.
De esta manera, los cañones cobran relevancia por su importancia histórica y por lo que significan para la conmemoración de una fecha vital para el desarrollo de la provincia. Porque el Bicentenario va más allá de una serie de actos y eventos públicos, se trata de generar una economía alrededor de la efeméride con la recuperación del patrimonio cultural y su puesta en valor de cara al turismo.
De ahí la importancia de estos cañones que sirvieron para la defensa de la zona y que se convirtieron en la frontera de una España que se convirtió en una isla, que habló con acento gaditano y que se convirtió en un pequeño reducto de libertad. Es el motivo del interés que han suscitado y sobre todo de la apuesta decidida por parte de las administraciones para llevar a cabo su restauración desde el primer momento. Y ello a pesar de la alta inversión que se debía hacer para lograr un resultado óptimo de unas piezas que estaban bastante degradadas. Los trabajos han sido financiados por la Consejería de Obras Públicas y Vivienda con 138.313 euros, y será Cultura la que determine su destino definitivo.
 

2 comentarios:

  1. Estupenda noticia Miguel Angel, postéala en el foro de Napoleon-series para que vean que no todo es escrabar en la bibliografía ;-p
    Un abrazo
    Rafa

    ResponderEliminar
  2. Aunque tarde, Miguel Ángel, veo esta noticia que en San Fernando hemos disfrutado. Estuve en el Museo de Bailén el fin de semana y me aseguraron que iban a recibir uno de esos cañones.

    En realidad, el límite de las defensas españolas no fue el puente Zuazo, sino el Portazgo, junto a l caño Zurraque (actual Trescaminos).

    CARLOS MATHÉ

    ResponderEliminar